tibial posterior

El tibial posterior es un tendón que se encuentra en la cara interna del pie, entre el dedo gordo y el talón, y su función radica principalmente en mantener la bóveda plantar.Es decir, evita que el pie se aplane. El Dr. Eduard Rabat, cirujano ortopédico y traumatólogo y experto en cirugía del pie y del tobillo de Hospital Quirón Barcelona y responsable de la Clínica de Cirugía del Pie y del Tobillo de Terrassa, explica que cuando se rompe o se debilita este tendón se produce un desencaje de las piezas del pie que mantienen la bóveda plantar, básicamente el astrágalo, el escafoides y el calcáneo.

 

 

Motivos de ruptura

 
El Dr. Rabat comenta que “a causa de esta función de mantener la bóveda plantar, este tendón sufre enormes tensiones durante la vida de las personas. Este trabajo aumenta en casos de personas obesas o que practican deporte a causa de la multiplicación de su carga funcional”. Asimismo también se debe tener en cuenta el estrés al que se ve sometido este tendón si el paciente tiene el pie plano desde la infancia. Por ello, es importante intentar corregir los pies planos infantiles. En estas circunstancias especiales este tendón se degenera primero y se deshilacha posteriormente o bien se rompe totalmente.

 

Síntomas que percibe el paciente

 
El especialista comenta que “el paciente describe que sufre dolor a nivel de la cara interna del pie acompañado de deformidad, hinchazón, y pérdida de altura de la bóveda plantar, aplanamiento del pie”. Este aplanamiento se produce de forma progresiva y puede llegar a grados muy importantes.
 

¿Cómo se trata esta ruptura?

 
El especialista comenta que existe una parte de prevención que consiste en proteger los pies de riesgo mediante plantillas. No obstante, cuando ya aparece la enfermedad hay que tratar la inflamación del tendón mediante infiltraciones o fisioterapia. Si estas medidas conservadoras no son suficientes, el siguiente eslabón terapéutico es la cirugía. El Dr. Rabat comenta que “depende del grado de afectación, va desde la simple limpieza del tendón, pasando por su reparación, implantación de prótesis para impedir el derrumbe de la bóveda hasta la fijación de las articulaciones afectadas”.
 
www.doctor-rabat.net
 

 

 

Vivir Mejor