Síguenos en

HORARIO Martes a Miércoles: 10:00 a 13:00 y también de Lunes a Jueves: 16:00 a 20:00

Espolón calcáneo: mito o realidad

  • 0

Espolón calcáneo: mito o realidad

espolones calcáneos

Los espolones calcáneos no son la causa de dolor en el talón. Los espolones calcáneos son calcificaciones que se producen en el calcáneo, el hueso del talón. El Dr. Eduard Rabat, cirujano ortopédico, traumatólogo y experto en cirugía del pie y del tobillo de Hospital Quirón Barcelona y responsable de la Clínica de Cirugía del Pie y del Tobillo de Terrassa explica qué son los espolones calcáneos, en qué se diferencian de la fascitis plantar y cómo se tratan.
 

¿Qué son los espolones calcáneos?

 
El Dr. Rabat explica que los espolones calcáneos son producto de la tracción de los músculos y ligamentos de la planta del pie a nivel del punto donde se insertan en el hueso. En el calcáneo hay diversos tipos de espolones en función del músculo o ligamento donde se insertan. En realidad hay que deshacer el mito del espolón doloroso de la planta del pie. El espolón calcáneo ni duele  ni es una enfermedad por sí misma, explica el Dr. Rabat. Se trata de un hallazgo radiológico que, en ocasiones, coincide con un talón doloroso. Es decir, hay un paciente con dolor en el talón, y  cuando se le realiza la radiografía, aparece o no un espolón, pero este no es nunca la causa del dolor, básicamente, por su posición, que es horizontal, no vertical. 

 

Talalgias y fascitis plantares

 
El 80 % de las talalgias son fascitis plantares, afirma el Dr. Eduard Rabat. La fascia plantar es una estructura elástica que tenemos en la planta del pie y que va desde el calcáneo hasta la raíz de los dedos. La fascia plantar contribuye a mantener el arco plantar y a cada paso que damos se estira. Cuando esta estructura se inflama siempre lo hace en el talón, se vuelve más gruesa y duele de verdad. Esto es muy fácilmente diagnosticable mediante una ecografía, afirma el traumatólogo. La ecografía es el método más fiable y recomendable para diagnosticar una fascitis plantar. Cuando a un paciente con esta enfermedad se le realiza una radiografía, se puede encontrar o no un espolón que no es la causa de la enfermedad hasta el punto de que los estudios anatómicos practicados muestran que el espolón no se corresponde con la inserción de la fascia plantar. No existe pues ningún roce, ninguna patología relacionada.

 

Tratamientos

 
El Dr. Rabat explica que la fascitis plantar se trata mediante infiltraciones, ondas de choques, plantillas y estiramientos.  Hay algunos casos que requieren de cirugía. En caso de que sea así y en la radiología exista un espolón, el Dr. Rabat no recomienda su extirpación ya que no representa un elemento patológico. Es importante explicarle al paciente la relación de su enfermedad con el espolón.
 

www.doctor-rabat.net 

 

 

Vivir Mejor