Por qué sufren dolores por el crecimiento los niños

Clinica Martin GomezGeneral

dolores por el crecimiento

Causas de los dolores

Los dolores por el crecimiento es una patología relativamente frecuente que se suele dar en un 25-35% de los niños que están entre los 2 y 12 años. Aunque es una lesión muy molesta, que con frecuencia no deja ni descansar al niño, estos dolores son inofensivos y suelen desaparecer por si solos con el tiempo. La clave está en el correcto diagnóstico y no confundirlo con otra patología.

A pesar del nombre, los dolores no tienen nada que ver con el crecimiento. Esto se debe a que los dolores no coinciden en los años donde se producen el crecimiento más rápido, también conocido como estirón, y no suele coincidir con las zonas del cuerpo relacionadas con el crecimiento. El término dolor de crecimiento se creó en el año 1930, y a pesar de no ser real, se popularizó muy rápidamente este nombre.

dolor de crecimiento

Si bien no se ha estudiado en profundidad este problema, y no podemos establecer una relación causa-efecto certera, la hipótesis más extendida para explicar el dolor es el uso excesivo de los músculos durante el día. Según esta teoría, los dolores por el crecimiento son solamente dolores musculares a consecuencia de la frecuente demanda muscular que hacen los niños, que pasan el día corriendo, saltando o en largas caminatas. Al tener una musculatura menos preparada para realizar actividades intensas les hace padecer estos dolores.

Estos dolores por el crecimiento lo debemos diferenciar de los verdaderos problemas de crecimiento que se dan durante la pubertad, cuando el rápido crecimiento del hueso supera la flexibilidad de los músculos y los tendones, ocasionando tensiones, dolores e inflamaciones. Las zonas afectadas por el crecimiento rápido son las rodillas y los talones. El dolor puede fluctuar entre 2 y 3 años, que es lo que suele durar este crecimiento rápido. En estos casos, actuaremos aplicando hielo y realizando ejercicios de flexibilidad.

A este factor hay que unir que los niños tienen un umbral del dolor más bajo que un adulto, y muchas veces las quejas por los dolores está sobredimensionado.

Diagnóstico y síntomas

El dolor de crecimiento se suele presentar en las extremidades de los niños, siendo los miembros inferiores lo más habitual. Dentro las piernas, el dolor se da en la zona detrás de las rodillas, pantorrillas y muslos. Los dolores sólo en los miembros superiores son muy raros.

El dolor es bilateral y no es persistente en el tiempo, pudiendo durar un intervalo que va desde unos pocos días a varios meses. El dolor se suele describir como pesadez en las piernas o como un calambre, y la intensidad depende de cada caso. Los dolores se producen a últimas horas de la tarde y por la noche mientras el niño duerme, llegando incluso a despertarlo aunque en la mayoría de los casos esos dolores desaparecen a la mañana siguiente.

problemas de crecimiento

El diagnóstico se hace mediante un diagnóstico de exclusión, es decir, el especialista debe asegurarse que los dolores no se deben a otros problemas de salud más graves como tumores, lesiones óseas, problemas vasculares, lesiones tendinosas o enfermedades reumáticas.

Si los dolores son muy persistentes en el tiempo y van acompañados de otros síntomas como inflamación, sensibilidad articular, fiebre o sarpullido, nos puede estar indicando que quizás se trate de otra enfermedad algo más grave.

Tratamiento a los dolores por el crecimiento

No existe un tratamiento específico para los dolores por el crecimiento aunque unos masajes, estiramientos y aplicar calor ayuda a aliviar los síntomas. También ayuda el quitarle importancia para tranquilizar al niño y que no esté tan pendiente de la dolencia. En los casos de dolor más intenso se puede usar analgésicos y antiinflamatorios, sobre todo en casos en los que el dolor persiste en el tiempo, aunque son tratamientos que no deben mantenerse en el tiempo al tratarse de niños.

Los medicamentos que podemos utilizar son el paracetamol o el ibuprofeno adecuando siempre la dosis al niño. Queda contraindicada la aspirina, ya que se corre el riesgo de sufrir el síndrome de Reye, un efecto secundario que puede afectar al hígado y causar un edema cerebral en los niños.

Como siempre hacemos, desde la clínica Martín Gómez Traumatólogos desaconsejamos realizar un autodiagnóstico y comenzar un tratamiento sin que lo revise un especialista cualificado.

Resumen
Por qué sufren dolores por el crecimiento los niños
Título
Por qué sufren dolores por el crecimiento los niños
Descripción
Es habitual que a los niños les duelan las piernas y las rodillas pero ¿son realmente esos dolores por el crecimiento? Resuelve todas las dudas sobre esta patología tan frecuente.
Autor
Editor
Braun Marketing & Consulting