Cómo tratar la osteocondritis del astrágalo

osteocondritis del astrágalo
Clínica Martín Gómez - Traumatólogos
Clínica Martín Gómez - Traumatólogos

Clínica de traumatología en Granada

La osteocondritis del astrágalo o lesión osteocondral de tobillo es una afección presente en una articulación muy importante y con muchas exigencias sobre sí. No en vano, esta lesión de tobillo tiene importancia, ya que esta articulación sostiene nuestro cuerpo y amortigua frente a impactos junto a otras articulaciones del tren inferior.

Por eso mismo, la osteocondritis del astrágalo de tobillo es una lesión que puede causar molestias e impedimentos a tal nivel que no podamos desarrollar nuestro día a día con normalidad.

¿En qué consiste la osteocondritis del astrágalo?

Las lesiones osteocondrales, osteocondritis o fracturas osteocondrales son lesiones y desgastes producidos en el astrágalo. Este es un pequeño hueso situado en el tobillo que permite el movimiento y coordinación en los pies.

La osteocondritis de astrágalo supone que se produzcan daños en ese hueso, generando problemas en él y alrededor, tales como úlceras en el cartílago.

Síntomas de la fractura osteocondral de tobillo

Puede darse el caso de que la osteocondritis de astrágalo se produzca a causa de una lesión traumática o traumatismos repetidos, como esguinces de tobillo de carácter medio o leve.

Normalmente, el dolor y la hinchazón pueden ser síntomas visibles de esta afección. Otros síntomas presentes pueden ser el bloqueo o la inestabilidad del propio tobillo respecto al otro.

Claro está, después de una lesión de tobillo como un esguince es normal que se perciba dolor e hinchazón. Sin embargo, con el paso del tiempo y siguiendo una atención adecuada, este estado mejorará. Si a pesar de haber realizado una rehabilitación adecuada el dolor persiste, se puede plantear que exista una fractura en el astrágalo.

Además del dolor, el bloqueo al mover el tobillo puede indicar que exista una osteocondritis o incluso una pieza ósea fuera del cartílago dentro de la propia articulación.

¿Cómo se realiza el diagnóstico de este tipo de lesión?

Normalmente, el mismo paciente suele comunicar al traumatólogo, experto en este tipo de lesiones, que presenta alguno o varios de los síntomas que hemos comentado arriba.

Hecho esto, el profesional consultará el historial médico del paciente para evaluar posibles problemas anteriores en el tobillo.

También se realizará un examen físico para evaluar y confirmar sospechas de lesión.

Aunque a veces se pueda enviar al paciente a que se haga una radiografía, los métodos más eficaces de evaluación suelen ser la resonancia magnética (RM) o la tomografía computerizada (TC).

Tratamiento

El tratamiento de la osteocondritis del tobillo puede ser conservador, mediante descarga de la pierna con dos muletas( entre 2 y 4 semanas ), inmovilización con yeso o botas tipo walker, rehabilitación o tratamiento mediante magnetoterapia. El éxito de estos tratamientos es habitualmente inferior al 50%.

En este punto podemos implementar el tratamiento con infiltraciones articulares de factores de crecimiento plaquetar (PRP ) ozonificado para disminuir el edema y favorecer la cicatrización de la lesión del cartílago.

Si a pesar de todo persiste el dolor y la limitación para actividad deportiva, se recomienda el tratamiento quirúrgico, actualmente mediante artroscopia de tobillo en la gran mayoría de los casos.

Tratamiento quirúrgico

Realizamos una artroscopia de tobillo para visualizar directamente la lesión del cartílago habitualmente por dos pequeños orificios en la cara anterior del tobillo de unos 3-4mm.

Posteriormente retiramos los restos de cartílago lesionado y realizamos unas perforaciones en el hueso que está debajo (subcondral) para que se pueda crear un lecho de reparación. Sobre este lecho aplicamos habitualmente una malla de colágeno que se pega con un adhesivo de fibrina realizando un sellado de la lesión y facilitando el crecimiento del nuevo cartílago utilizando la malla como cimiento.

Postoperatorio

Se recomienda no cargar la pierna durante 4 semanas usando las dos muletas. Se pueden realizar ejercicios suaves de flexión y extensión del tobillo a medida que la inflamación postoperatoria vaya cediendo (10-15días) Posteriormente se aconseja el uso de tobillera de protección y carga progresiva con muletas entre el mes y los dos meses de la cirugía.

Deportes tipo bicicleta o natación se recomiendan al mes y medio de la intervención. Inicio de actividades como correr y saltar sobre los 3-4 meses tras la operación.

Resumen
Cómo tratar la osteocondritis del astrágalo
Título
Cómo tratar la osteocondritis del astrágalo
Descripción
El tratamiento de la osteocondritis del astrágalo es una de las lesiones de cartílago que más avances ha sufrido últimamente
Autor
Editor
Clínica Martin Gómez Traumatólogos
Logo
¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo en redes!
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

También te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Abrir el chat