¿Qué es la artrosis de rodilla?

Artrosis de rodilla

Artrosis de rodilla

La artrosis de rodilla es una enfermedad degenerativa de las articulaciones que produce el desgaste del cartílago, tejido que hace de amortiguador al proteger los extremos de los huesos y que favorece el movimiento de la articulación. Esta patología puede producir incapacidad funcional.

El tratamiento varía en función del estadio donde se encuentre la artrosis, las variables del paciente (edad, complexión…), así como la causa de ésta.

¿Qué causas producen la artrosis de rodilla?

Las causas de la gonartrosis o artrosis de rodilla son muy variadas.

Se distinguen dos tipos de artrosis de rodilla:

  • Artrosis de rodilla primaria:

Este tipo de artrosis no tiene una causa concreta, pero se asocia a ciertos factores de riesgo como:

  1. La edad
  2. La obesidad
  3. La práctica de deportes de impacto durante años
  4. Trabajos de fuerza
  5. Historia familiar positiva
  6. Menopausia
  • Artrosis de rodilla secundaria:

Este tipo de artrosis es consecuencia de una lesión o una enfermedad

  1. Fractura de los platillos tibiales, fractura de la rótula, fractura de los platillos tibiales, roturas de menisco, meniscectomía, inestabilidad de ligamentos crónica.
  2. Enfermedades congénitas como displasias, epifisiarias, ect…

¿Qué síntomas tiene la artrosis de rodilla?

Antes de nada aclararemos que la artrosis en personas mayores de 50 años puede estar siendo una enfermedad silenciosa, pues si hiciéramos una radiografía, veríamos signos de artrosis de rodilla y no siempre puede dar síntomas.

Una vez que aparecen los síntomas los más frecuentes son:

  • Dolor, el dolor es producido por la degeneración del cartílago y el roce de los huesos. Este dolor suele notarse más por las mañanas y cuando el paciente realiza los primeros movimientos después de la noche. Además, si el paciente sube o baja escaleras, se levanta de una silla o anda por terreno irregular, este dolor suele ser más intenso. Si estamos en una fase muy avanzada el dolor será más continuo e intenso.
  • Rigidez, este es el segundo síntoma más frecuente, la rigidez articular. Aparece tras estar un rato sentado o por a primera hora del día, el paciente notará rigidez y dolor cuando intenta levantarse. El paciente tendrá dificultad para flexionar la rodilla y extender la pierna.
  • Inflamación, en ocasiones la rodilla se calienta y se hincha, este síntoma se da de forma ocasional, no siempre. Se da cuando la membrana sinovial produce líquido sinovial en exceso y por eso la rodilla aparece inflamada.
  • Irregularidad de la superficie articular, los pacientes pueden notar ruidos en la articulación al mover la rodilla, se da en casos muy avanzados donde el paciente tiene atrofia y debilidad muscular alrededor de la rodilla.

Tipos de artrosis de rodilla

La artrosis de rodilla es el tipo más frecuente que se da en pacientes con artrosis. Como hemos comentado antes se dan dos tipos de artrosis de rodilla:

  • Artrosis de rodilla primaria: que está relacionada con la genética del paciente y el envejecimiento, en este caso se suelen producir desgastes en los huesos de la membrana sinovial y el cartílago.
  • Artrosis de rodilla secundaria: que se suele producir por una lesión, como una fractura o una lesión de ligamentos. Esta lesión normalmente se da en deportistas y personas con sobrepeso, ya que sus rodilla soportan un esfuerzo elevado.

¿Qué tratamiento tiene la artrosis de rodilla?

1. Actividad física moderada. Se ha demostrado que andar en llano de 30 a 60 minutos mejora el dolor de los pacientes con artrosis, además de los beneficios cardiovasculares que presenta.

2. Medicación. Antiflamatorios y analgésicos.

3. Protectores de cartílago.

4. Infiltraciones:

  • Factores de crecimiento o plasma rico en plaquetas (PRP). Esta tecnología utiliza una centrifugadora para separar los componentes de la sangre de los pacientes en varias densidades. Los glóbulos rojos (GR) son más densos y se moverán a la parte inferior. La fracción de plasma es el menos densa y flotará en la capa superior. La “costra” que contiene la mayoría de las plaquetas se encuentra entre el plasma y por encima de los hematíes. Las plaquetas contienen varios factores de crecimiento. Estos factores se están utilizando para tratamiento de tendinitis, roturas fibrilares y roturas del tendón de Aquiles (tienen la propiedad de acortar considerablemente el tiempo de recuperación de estas lesiones, casi a la mitad). Además, se utiliza  para tratamiento de Gonartrosis.
  • Ozono. El ozono es uno de los más poderosos oxidantes de la naturaleza. Para usos terapéuticos se genera a partir de oxígeno médico (99,9% O2). Resalta su capacidad de integración con los compuestos insaturados orgánicos (ozonolisis). Se utiliza por vía intrarticular en caso de artrosis y tiene propiedades antiflamatorias.
  • Antiinflamatorios  más anestésico. 

5. Cirugía:

  • Artroplastia unicompartimental o parcial de la rodilla. La cirugía consiste en sustituir el compartimento artrósico que puede ser el femortibial interno o el femuropatelar. Es una cirugía menos invasiva que la prótesis de rodilla total pero requiere que el resto de la rodilla este sano, lo cual no es frecuente.
  • Artroplastia total de rodilla (prótesis de rodilla). La cirugía consiste en reemplazar la superficie articular enferma por una articulación artificial denominada prótesis. El reemplazo total de rodilla tiene como finalidad aliviar el dolor y recobrar el rango de movimiento, la estabilidad y corregir deformidades en las rodillas afectadas.
  • Osteotomías. Se trata de una técnica quirúrgica indicada cuando la artrosis de rodilla afecta a un solo compartimento fémoro-tibial, el paciente es joven y presenta una alteración del eje de carga de la rodilla (Genu Valgo o Genu Varo).
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 4,33 de 5)
Cargando…