Operación de ligamento cruzado en Granada

Clinica Martin GomezRodilla

Operación de ligamento cruzado en Granada

En la práctica deportiva, una de las articulaciones que más sufre es la rodilla, por lo que la convierte en la que más lesiones sufre. Entre las lesiones más graves está la rotura de ligamentos, gravedad sobre todo por el periodo de recuperación. En nuestra clínica somos referencia en la operación de ligamento cruzado en Granada y vamos a explicar todos los detalles.

Ligamentos cruzados de la rodilla

Se denomina ligamentos cruzados a cada una de los dos ligamentos que unen el fémur con la tibia, en la profundidad de la articulación de la rodilla. El ligamento cruzado anterior comienza en la parte trasera del fémur y acaba en la parte delantera de la tibia. El ligamento cruzado posterior tiene una dirección contraria, es decir, comienza en la parte delantera del hueso femoral, y acaba en la parte trasera del tibial. La función es dar estabilidad a la rodilla, evitando que la pierna se mueva hacia delante o hacia atrás, cuando realizamos un esfuerzo.

Las lesiones de los ligamentos se llaman esguinces, y constituyen un desgarro de éstos. Pueden ser de alguna de sus fibras (rotura parcial) o de todas (rotura completa). La gravedad del esguince la indica el grado de movilidad anormal de la rodilla al explorarla.

Ligamento cruzado anterior

El ligamento cruzado anterior une la parte posterior-lateral del fémur con la parte antero-medial de la tibia, pasando por detrás de la rótula. Esta unión permite evitar un desplazamiento hacia delante de la tibia respecto al fémur.

Ligamento cruzado posterior

El ligamento cruzado posterior es el ligamento más fuerte de la rodilla y se encuentra localizado en la parte posterior de la articulación. Está insertado detrás de la espina tibial y el cóndilo interno, conectando la tibia con el fémur por la parte de atrás de la rodilla. Su función es mantener la tibia y evitar que se vaya por detrás del fémur, y  junto con los otros ligamentos de la articulación sirve para mantener la estabilidad de la rodilla.

¿Por qué se produce la lesión de ligamentos cruzados?

El cruzado anterior es el que con más frecuencia se rompe, y se produce en deportistas que sufren una torcedura, en la mayoría de las ocasiones por desplazar el cuerpo respecto a la pierna que está fija en el suelo: aterrizar de un salto, bloquearse un esquí o por una entrada fuerte de un contrario en el fútbol.

El cruzado posterior se rompe menos a menudo, y es más frecuente por accidentes de tráfico, en los que la parte delantera del hueso tibial se golpea. La tibia se desplaza hacia atrás y rompe el cruzado que intenta frenar ese movimiento: por ejemplo, en impactos contra el parachoques o contra el salpicadero del automóvil o caídas de moto.

Operación de ligamento cruzado

Si se emplea la operación de ligamento cruzado, se debe realizar inmediatamente tras la lesión o más tarde, cuando disminuya la inflamación y se pueda estirar la rodilla de nuevo. En la mayoría de los casos, la intervención se realiza de dos a cuatro semanas después de la rotura del ligamento cruzado. La principal desventaja de la operación de la rotura del ligamento cruzado es la duración de la rehabilitación y recuperar la capacidad de nuevo, unas 16 semanas.

Como la unión del ligamento cruzado no ofrece las garantías suficientes, la operación consiste en sustituir el ligamento roto por otro mediante un trasplante. Para hacer la intervención se realizan incisiones muy pequeñas: el traumatólogo coloca el trasplante de tendón con la ayuda de una artroscopia en el ligamento cruzado por canales perforados en el fémur y la tibia y lo fija, normalmente mediante tornillos.

En la operación se utiliza sobre todo una parte del tendón rotuliano para el trasplante, en el caso de la rotura del ligamento cruzado. También se pueden emplear los músculos semitendinosos del muslo o, en muy pocos casos, tendones extraídos de cadáveres.

La ventaja de los músculos semitendinosos está en que la cicatrización del lugar de donde se extrae es menos dolorosa que la del tendón rotuliano. Si se diera el caso de un trasplante de un cadáver, no hay dolor ya que no hay lugar de donde se trasplantó, aunque si se puede dar una reacción de rechazo.

En caso de una rotura del ligamento cruzado anterior, el tratamiento quirúrgico suele tener muy buenos resultados: las posibilidades de volver a practicar deporte son altas. Sin embargo, en el caso de la rotura del ligamento cruzado posterior las posibilidades de éxito de la reconstrucción son menores, aunque tras la operación de ligamento cruzado, la rodilla suele recuperar bastante estabilidad.

El postoperatorio de la operación del ligamento cruzado

Una vez el traumatólogo finaliza la operación de ligamento cruzado, se procede a despertar al paciente, ya que se encontraba bajo los efectos de la anestesia local y la sedación en la mayoría de los casos. Tras esto, se le acompaña a la sala de reanimación donde estará hasta que sus constantes vitales vuelvan a la normalidad para después ser llevado a su habitación de hospital.

En el caso de la rotura del ligamento cruzado posterior, es posible su reparación mediante rehabilitación debido a que la capacidad de regeneración de este ligamento es mayor que el resto.

Esperamos que el artículo haya servido para aclarar cualquier duda sobre esta intervención, y recordar que en nuestra clínica somos líderes en la operación de ligamento cruzado en Granada, siendo la clínica que más cirugías de este tipo lleva a cabo cada año. También somos referencia en la operación de tobillo en Granada.

Resumen
Operación de ligamento cruzado en Granada
Título
Operación de ligamento cruzado en Granada
Descripción
En la clínica Martín Gómez Traumatólogos somos referencia en la operación del ligamento cruzado en Granada. Contamos con las últimas técnicas y con médicos muy especializados en las lesiones de rodilla.
Autor
Editor
Braun Marketing & Consulting
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…