Cómo quitar las agujetas

Clinica Martin GomezLesiones musculares

agujetas

Qué son y por qué se producen las agujetas

Seguro que todo el mundo, en algún momento de su vida, tras hacer un esfuerzo físico, y después de llevar un tiempo inactivos, hemos sufrido los famosos dolores musculares que llamamos comúnmente como agujetas. A pesar de ser conocidas por este nombre, científicamente se llaman mialgia diferida o dolor muscular de aparición tardía (DMAT). Se trata de una lesión muscular muy molesta y dolorosa aunque es una de más leves que existen. El objetivo de este artículo es saber cómo quitar las agujetas.

El dolor y las molestias empiezan a aparecer entre 12-24 horas tras realizar la actividad física aunque su pico máximo llega a las 48 horas (de ahí que mucha gente use la frase “hoy me duelen incluso más que ayer”). Los efectos empieza a mejorar a partir del segundo día, llegando a desaparecer entre el tercer y cuarto día pero se puede prolongar un poco más si el ejercicio fue muy intenso. Los principales síntomas son tensión muscular, sensibilidad, pérdida de fuerza y una pequeña inflamación.

En cuanto a por qué se producen las agujetas existen varias teorías sobre cuáles son las causas exactas. La más aceptada por la comunidad científica es que se tratan de desgarros microscópicos de las fibras musculares. Pueden aparecer ante cualquier movimiento al que no esté acostumbrado el cuerpo y son las contracciones musculares excéntricas las que causan esta lesión con mayor facilidad. Además de los pequeños desgarros también se produce un leve inflamación del tejido muscular dañado.

Existen otras teorías que tratan de explicar las agujetas. Una de ellas, y que está muy extendida entre las personas, es la que defiende que el causante es el ácido láctico (como veremos más adelante en el apartado de mitos, es una creencia falsa). Otra teoría que está relacionado con la microrotura, es la del aumento de temperatura, que argumenta que durante la actividad física el músculo se calienta, sufriendo microlesiones.

Por último, está la teoría de DeVries que propone que el daño se debe al espasmo muscular. El dolor es debido a las pequeñas descargas eléctricas que se provocan por la fatiga del músculo. Las contracciones reducen el flujo sanguíneo, lo que genera daños en las células. Esta teoría está puesta en duda por muchos fisiólogos que no tienen claro que los efectos generen estos daños musculares.

Cómo quitar las agujetas

Como hemos visto anteriormente es una lesión muscular leve que desaparece transcurridos unos 3-4 días. De todas formas, existen varios remedios para aliviar el dolor de agujetas y acelerar la recuperación. Realizar estiramientos suaves y progresivos de la zona afectada y aplicar paños de agua caliente para que se active la circulación (está comprobado que la aplicación de hielo alivia las molestias pero como tratamiento para recuperar no es efectivo).

Otra recomendación de cómo quitar las agujetas, aunque parezca contraproducente, es hacer una sesión suave de ejercicio. Habrá personas que debido al dolor no puedan ni moverse pero si las molestias no son muy grandes una sesión suave de ejercicio activa la circulación y esto ayuda a acelerar la regeneración muscular.

Por último, también se recomienda tomar algún antiinflamatorio no esteroide y recibir un masaje suave sobre el músculo que tenemos dañado.

Remedios caseros para las agujetas

En este punto, vamos a ver una lista de remedios caseros para las agujetas que pueden ser muy útiles para hacer que esas molestias sean un poco más llevaderas:

  • Frío. Además de darse una ducha de agua fría o de introducir los músculos afectados en un cubo de agua fría, un buen remedio para las agujetas es aplicar frío con una bolsa de frío y calor o con una bolsa llena de cubitos de hielo.
  • Mezclar vitamina C con bromelina. Se trata de mezclar alimentos que tengan estos dos elementos. Por ejemplo dos de las frutas más accesibles a las que podemos recurrir son la naranja para la vitamina C y la piña para la bromelina. Un buen zumo con estas frutas cada día nos ayudará a aliviar los dolores musculares que se producen tras la sesión de entrenamiento.
  • Tomar un baño de tomillo. Consiste en preparar una infusión de tomillo con un litro de agua y, a continuación, echar la infusión en una bañera con agua caliente. Para aprovechar mejor las propiedades del tomillo se recomienda aplicar varios chorros de agua fría cuando se finalice el baño en las zonas afectadas por las molestias musculares.

Cómo evitar las agujetas

Para prevenir lo mejor es adaptar la actividad física que vamos a realizar a nuestra condición física actual, es decir, si no solemos hacer ejercicio de manera habitual, no hacer sesiones ni muy largas ni muy intensas. Otro consejo es iniciar con un calentamiento suave y progresivo, empezando por los ejercicio más sencillos y finalizando por los más intensos para preparar a las fibras musculares al esfuerzo y donde hay que centrarse en los músculos que vamos a ejercitar. También muchos profesionales defienden que es positivo hacer los estiramientos al finalizar para que la circulación se reactive. En último lugar, se aconseja una ducha de agua fría tras acabar la actividad para relajar la musculatura.

Mitos sobre la agujeta

Existen varios mitos muy extendidos, y que seguro que hemos escuchado acerca de esta lesión muscular por qué se ha producido o remedios caseros para curarla. Los mitos más extendidos son:

  • Las agujetas son cristales de ácido láctico que se clavan en el músculo. Esta afirmación que seguro que todos hemos escuchado alguna vez es falsa porque se ha demostrado que personas con el síndrome de McArdle (enfermedad que impide producir ácido láctico) también sufren agujetas.
  • Para tratar las agujetas es bueno tomar un vaso de agua con una cucharada de azúcar. Otro mito que seguro hemos oído pero que también es falso. Se basa en que el agua con azúcar es bueno para para disolver los cristales de ácido láctico que pinchaban en el músculo y causaban el dolor pero que ya hemos visto que es mentira. Por tanto, este remedio no vale para nada científicamente hablando.
  • “Estira bien que si mañana tendrás agujetas”.Esta afirmación está muy extendida aunque como hemos visto estirar ayuda a la recuperación muscular tras la actividad física pero no está demostrado científicamente que evite que salgan si el ejercicio ha sido muy intenso y venimos de un periodo de inactividad prolongado.

Si te has quedado con alguna duda, puedes ampliar en lesiones musculares.

Resumen
Cómo quitar las agujetas
Título
Cómo quitar las agujetas
Descripción
Todos hemos sufrido alguna vez las agujetas después de hacer ejercicio pero sabes por qué se producen y cómo puedes prevenir tenerlas. Te hablamos sobre ello y algunos mitos que hay.
Autor
Editor
Braun Marketing & Consulting
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…