Descompresión subacromial y el dolor de hombro

Clinica Martin GomezHombro

Descompresión subacromial

Seguro que has experimentado en algún momento una incómoda lesión de hombro, y no has podido encontrar respuesta a su causa. Hoy en Clínica Martín Gómez te ayudamos a descubrir la descompresión subacromial, te invitamos a seguir leyendo las causas, los síntomas y las opciones de tratamiento.

Qué es la descompresión subacromial


La descompresión subacromial es una de las causas más frecuentes del dolor en el hombro. los problemas del síndrome subacromial, y las lesiones del manguito rotador, suelen estar relacionados con molestias en el hombro. Estas lesiones se originan con el roce de los tendones rotadores en la superficie inferior del acromión. El rozamiento constante, debilita e incluso puede dar lugar a la rotura de los tendones rotadores. Como veremos más adelante, el tratamiento puede ser conservador o quirúrgico. Podemos destacar que en la mayoría de los casos el tratamiento quirúrgico es realizado por la vía artroscópica y se obtienen resultados estéticos y funcionales superiores. Este procedimiento puede llevarse a cabo con una artroscopia de hombro, o a través de una pequeña incisión. Barajar ambas opciones y tomar una decisión dependerá de la gravedad de la lesión y de la opinión del cirujano.

Causas

Podemos determinar tres posibles factores que influyen en la descompresión:

Factores intrínsecos: se encuentran relacionados con la morfología y el estado del tendón, ambos incrementan el grosor y deterioran el balance funcional entre el deltoides y el supra-espinoso. Los factores atribuibles son: el proceso degenerativo de los tendones del manguito rotador por la edad, pobre vascularidad y disminución de la actividad biológica y propiedades mecánicas que afectan las cargas ténsiles y de cizallamiento del tendón.

Factores extrínsecos: provocan la disminución del espacio subacromial que se encuentra en elementos como:

  • Ángulo o pendiente acromial: tener una pendiente acromial plana o muy horizontal del acromion se relaciona con una descompresión;
  • Inclinación acromial: la disminución de la inclinación del acromion en relación a la escápula se relaciona con una descompresión;
  • Osteofitosis: en la superficie inferior de la articulación acromioclavicular y borde anteroinferior del acromion.
  • Cambios postraumáticos: debidos a fracturas del troquiter, coracoides y acromion.

Factores secundarios: por último, los factores secundarios están en relación con la biomecánica de la articulación como: alteraciones en la cinemática escapulo-humeral, déficit muscular del manguito rotador y musculatura periarticular, alteraciones de la postura; y la disminución de la extensibilidad de la cápsula posterior y pectoral menor.

Síntomas

Los síntomas más comunes de la descompresión son: dolor, debilidad y disminución de movilidad. Aunque destacamos el síntoma más característico en los pacientes con descompresión es el dolor. Es una sensación que varia en intensidad, es profundo y se localiza en la zona anterolateral del hombro. El dolor aumenta al realizar movimientos de flexión y abducción por encima de 90 grados. Es un dolor que impide en la mayoría de los pacientes dormir toda la noche, y en ocasiones les obliga a tener que levantarse de la cama, provocando problemas de sueño.

Diagnóstico

Para confirmar el diagnóstico, es necesario que el especialista realice una exploración física del paciente comenzando por la exploración del cuello y el hombro. Ver limitados los movimientos del cuello y confirmar el dolor en ciertas zonas serán señalas determinantes.  El especialista observara ambos hombros para valorar el contorno y detectar cualquier indicio de atrofia muscular. Podrían ser necesarias pruebas radiográficas en proyecciones específicas, ultrasonido y/o la IRM para conseguir definir que elementos o factores influyen en esta enfermedad.

Tratamiento

Como hemos comentado, el tratamiento para una descompresión subacromial puede ser conservador o quirúrgico, este último puede ser de manera abierta o mediante el uso de la vía artroscópica. Los beneficios de la vía artroscópica son muchos:

  • Acceso mínimo de la articulación;
  • Evita la desinserción de fibras del deltoides;
  • Permite observar toda articulación y detectar otras enfermedades intrarticulares;
  • Facilita una rápida incorporación a la rehabilitación;
  • Menor dolor posoperatorio;
  • No afecta la estética;
  • Permite que el paciente pueda volver a realizar su vida deportiva con mayor rapidez.

Las técnicas artroscópicas para la descompresión en la región anteroinferior pueden ser de dos tipos: la lateral y la del corte en bloque. Los resultados ambas técnicas son muy parecidos por lo que no podemos decir que una sea mejor que otra, pero sí que la más utilizada es la lateral. Para realizar las técnicas artroscópicas se emplea la anestesia general endotraqueal combinada con bloqueo inter-escalénico. Una vez anestesiado el paciente se comienza con la intervención y tras finalizar  el procedimiento artroscópico, se dan los puntos de piel necesarios y se coloca la extremidad en un Velpeau de tela.

Resumen
Descompresión subacromial y el dolor de hombro
Título
Descompresión subacromial y el dolor de hombro
Descripción
La descompresión subacromial es una de las causas más frecuentes del dolor en el hombro, problemas del síndrome de pinzamiento y del manguito rotador
Autor
Editor
Braun Marketing & Consulting
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…