Lesiones de la articulación de Lisfranc

Clinica Martin GomezPie

articulación de lisfranc

Si hay una zona del cuerpo importante para los deportistas, esa es el pie y el tobillo. Por eso, es necesario tener un especial cuidado y tener en cuenta cualquier posible molestia porque puede haber una lesión de pie más importante de lo que parece. Este es el caso de las lesiones de la articulación de Lisfranc, unas patologías que no suelen ser muy conocidas pero que hoy en este artículo vamos a contar.

La articulación de Lisfranc

La articulación de Lisfranc se localizan en el empeine y es la zona donde se juntan los huesos metatarsianos y los huesos tarsianos. Este ligamento debe su nombre al cirujano francés Jaques Lisfranc, que la descubrió en 1815 cuando los soldados se caían del caballo y se fracturaban el metatarso. La función de esta articulación es mantener una adecuada alineación y resistencia.

Tipos de lesiones de Lisfranc

Las lesiones a la articulación de Lisfranc se producen habitualmente en personas que sufren accidentes de tráfico, soldados, atletas, personas que montan a caballo, futbolistas y deportistas de modalidades de contacto, aunque también se puede producir con algo tan tonto como saltarse un escalón en una escalera.

Las lesiones de Lisfranc se producen por las fuerzas directas (algún objeto que cae sobre el pie) e indirectas (como una torcedura del pie) que se generan sobre el pie.

Fundamentalmente hay tres tipos de lesiones de Lisfranc y que se pueden dar de manera simultánea:

  • Esguinces. El ligamento de Lisfranc es más fuerte que los ligamentos de la parte superior del mesopié. Por lo tanto, cuando sufren un esguince (una distensión de ligamento), los pacientes pueden sufrir una inestabilidad de la articulación en la parte media del pie. Son mucho menos frecuentes que los esguinces de tobillo.
  • Fracturas. Una rotura en un hueso de la articulación de Lisfranc suelen ser fracturas por avulsión (se arranca un pedazo pequeño de hueso) o por la fractura a través del hueso o los huesos del mesopié. También es conocida como fractura del metatarsiano.
  • Luxaciones. Los huesos de la articulación de Lisfranc se desplazan con fuerza de su posición natural.

Síntomas

Los síntomas de una lesión de Lisfranc suelen ser:

  • Inflamación en el pie
  • Dolor en la zona del empeine al estar de pie o cuando se presiona
  • Incapacidad para aguantar peso
  • Los hematomas en la zona del empeine pueden ser otra señal de una lesión de Lisfranc.
  • Ensanchamiento anormal del pie.

Diagnóstico

Las lesiones de Lisfranc con frecuencia se suelen confundir con esguinces de tobillo. Para realizar un diagnóstico correcto, el traumatólogo especialista en pie y tobillo debe preguntar cómo ocurrió la lesión y examinar el pie para determinar la gravedad de la lesión.

Puede ser necesario realizar alguna prueba diagnóstica como radiografías u otras pruebas de imagen de diagnóstico para descartar otro tipo de lesiones.

Tratamientos

Tratamiento conservador

Cualquier persona con síntomas de una lesión de Lisfranc deberá visitar a un traumatólogo especialista en pie y tobillo. Si no podemos acudir inmediatamente, deberemos evitar apoyar el pie dañado, mantenerlo elevado a la altura de cadera o un poco más arriba y aplicar frío mediante una bolsa de hielo durante unos 20 minutos (es recomendable que la bolsa esté envuelta en una toalla para evitar quemaduras). Estos consejos ayudan a calmar la inflamación y el dolor.

El tratamiento que suele recomendar el médico va a depender del tipo y gravedad de la lesión de Lisfranc, y pueden incluir una o varias de las siguientes técnicas:

  • Inmovilización. Se puede colocar una férula para inmovilizar la articulación y usar muletas para evitar aplicar peso sobre el pie lesionado.
  • Antiinflamatorios. Los medicamentos antinflamatorios no esteroides, como el ibuprofeno, ayudan a aliviar el dolor y la inflamación en la zona del pie.
  • Frío y elevación. La inflamación disminuye aplicando hielo en el área afectada, lo mismo que sucede colocando el pie elevado, como ya hemos comentado.
  • Sesiones de Fisioterapia. Cuando se haya reducido la inflamación y el dolor se puede empezar a recibir sesiones de fisioterapia para recuperar la normalidad en la articulación.

Tratamiento quirúrgico

De las lesiones de Lisfranc algunas necesitan de cirugía. El traumatólogo especialista en pie y tobillo es el que evalúa el tipo de intervención más recomendada para cada caso. En casos muy concretos puede que la cirugía tenga que ser de urgencia.

Complicaciones de las lesiones de Lisfranc

En algunos pacientes puede ocurrir que aparezcan complicaciones tras una lesión de Lisfranc. Una posible complicación es el síndrome compartimental, que hace aumentar la presión sobre los tejidos del pie y se requiere una cirugía urgente para prevenir que los tejidos se dañen.

Otras posibles complicaciones son la aparición de artritis y problemas con la alineación del pie. En la mayoría de los casos, la artritis se presenta varios meses o más después de una lesión de Lisfranc y se requiere tratamiento adicional.

Resumen
Lesiones de la articulación de Lisfranc
Título
Lesiones de la articulación de Lisfranc
Descripción
Pese a no ser muy conocida, la articulación de Lisfranc es muy importante en el pie. Te contamos cuáles son sus principales lesiones y cómo tratarlas
Autor