Suturas meniscales para tratar la rotura de menisco

Clinica Martin GomezRodilla

suturas meniscales

Dentro de las lesiones meniscales, una de las más habituales es la rotura de menisco, que se suele tratar con una intervención quirúrgica, llamada artroscopia.  Debido a la importancia que tienen los meniscos en el presente y futuro de la rodilla, es importante que la primera opción sea conservarlos mediante las suturas meniscales. Veamos en qué consiste esta técnica.

Qué son y para qué sirven los meniscos

Los meniscos son estructuras fibrocartilaginosas con forma de ‘C ‘ situados en la rodilla, entre tibia y el fémur. Se encargan de realizar un reparto del peso y que los huesos no friccionen. Transmiten entre 50-70% de carga con la rodilla en extensión y el 85-90% con la rodilla en flexión.

A mediados del siglo XX, se pensaba que los meniscos eran apéndices sin ninguna función, que se podían extirpar sin ningún problema. Durante los años 80 y 90, el reconocimiento de la importancia del menisco y la mejora en las técnicas artroscópicas, ha mejorado la conservación meniscal y el estado de la rodilla tanto a corto como a largo plazo.

Según distintos estudios, extirpar el menisco medial incrementa en un 100% la presión de contacto normal y la extirpación del menisco externo aumenta la presión entre un 200 y 300%

Tipos de lesiones del menisco interno

  • Personas de edad avanzada: la lesión más habitual son los meniscos degenerados, que causan un dolor crónico en la rodilla.
  • En trabajadores: son personas que por lo repetitivo de sus movimientos, a pesar de tener meniscos sanos pueden tener microtraumas en sus meniscos.
  • En jóvenes: especialmente entre los deportistas, se produce la rotura de menisco por descoordinación entre flexo-extensión y rotación:
    • Pie fijo en el suelo y en flexión de rodilla (menisco atrás y pinzado). Si se extiende la rodilla sin rotar, el menisco no puede acompañar el movimiento y aparecerá compresión y romperá el menisco.
    • Extensión brusca de la rodilla por puntapié al balón se producirá distracción provocando desinserción del menisco en su base.

Tipos de lesiones del menisco lateral

El menisco lateral es el más móvil, por lo que las lesiones por compresión y pellizco son más extraños. Lo normal es que el mecanismo de distensión del paramenisco genere una patología propia: por microtraumas repetidos o por trauma directo sobre el menisco, el paramenisco se transforma en un tejido cicatrizal que puede dar lugar a la formación de un quiste parameniscal.

Tipos de lesiones en menisco externo

La rotura más típica del menisco externo es en pico de loro. En jóvenes por cada lesión de menisco externo aparecerán 5 de menisco medial y en mayores 10.

Síntomas de la rotura de menisco

  • Líquido en la rodilla o hidrartrosis en las 24 horas posteriores a la lesión.
  • Dolor en la rodilla que puede ir acompañada de una atrofia de cuádriceps refleja.
  • Bloqueo de la rodilla si existe asa de cubo.
  • Fallos cuando se va flexionar la rodilla. Es una claudicación por dolor.
  • Crujidos esporádicos cuando doblamos la rodilla.

Soluciones a las lesiones de menisco

Las dos técnicas más habituales para el tratamiento de los meniscos son:

  • Meniscectomía parcial: se trata de una técnica para extirpar el menisco. No es la más recomendada, ya que produce una incongruencia de las superficies articulares y facilita el desarrollo de la artrosis compartimental de la rodilla.
  • Sutura meniscal: técnica que conserva el menisco y tiene mejor resultados a largo plazo. Por ello será siempre la primera opción.

Ambos procedimientos se realizan por artroscopia con anestesia local o raquídea, y en muchos casos, se puede abandonar el hospital el mismo día de la intervención o a la mañana siguiente.

Sutura de menisco

Consiste en la fijación estable de la zona periférica del menisco a la cápsula articular. Debe realizarse en la práctica totalidad de las reparaciones meniscales y naturalmente es imprescindible en todos los casos de rotura inestable meniscal ya que la propia hipermovilidad de la rotura impediría su cicatrización. Normalmente realizamos esta técnica bajo control artroscópico, existiendo tres técnicas básicas:

  • Sutura dentro-fuera
  • Sutura fuera-dentro
  • Sutura dentro-dentro

Postoperatorio de las suturas meniscales

Utilizamos inmovilización con rodillera o con una rodillera durante 3 a 6 semanas, dependiendo del tipo de rotura y de la calidad de fijación conseguida. Se pueden hacer ejercicios isométricos y la electroestimulación muscular. Una vez se considera que la rotura ha cicatrizado se comienza con flexo-extensión y musculación.

La vuelta deportiva se permite progresivamente entre los tres y los seis meses tras la cirugía. La necesidad de garantizar una cicatrización sólida hace que la sutura de menisco tenga un postoperatorio mucho más largo que la extirpación meniscal.

Es preciso informar al paciente de las ventajas y los inconvenientes de la sutura meniscal, ya que la gran mayoría podría sentirse decepcionado en sus expectativas de recuperación inmediata tras la cirugía meniscal.

Los resultados de la técnica varían pero entre suelen ser buenos y excelentes los resultados en el 60-80 % de los casos. A pesar de todo, un porcentaje relativamente importante de las suturas presentan cicatrices menos sólidas que los meniscos normales y terminan por romperse con los años siendo necesaria la reintervención.

Resumen
Suturas meniscales para tratar la rotura de menisco
Título
Suturas meniscales para tratar la rotura de menisco
Descripción
Las suturas meniscales son una manera de tratar las roturas de menisco con unos resultados magníficos tanto a corto como a largo plazo
Autor