Tratamientos para la tendinitis de los peroneos

Clinica Martin GomezTobillo

tendinitis de los peroneos

La tendinitis de los peroneos es una lesión frecuente entre los corredores que presentan una inestabilidad lateral de tobillo. Esto se debe a una pisada alterada debido a haber padecido esguinces de tobillo, o por la morfología del pie. Vamos a ir viendo en el artículo todo lo relativo a esta patología y cómo tratarla.

Qué son los tendones peroneos

Los peroneos son dos tendones situados en la parte externa del tobillo Su función es estabilizar el tobillo, controlando junto a los tendones tibiales los desplazamientos laterales del tobillo. Se encargan de evitar los esguinces de tobillos. Los tendones peroneos van a lo largo de la parte posterior del peroné.

El dolor en estos tendones puede estar causado por una rotura parcial o total, por una tenosinovitis (liquido en la vaina del tendón), subluxación o luxación tendinosa, síndrome de un Os peroneum doloroso (hueso accesorio dentro del tendón).

Tendinitis de los peroneos

Primero debemos decir es que el nombre correcto de esta lesión es tendinosis, ya que solo al principio encontramos células inflamatorias. La tendinitis implica que hay una inflamación en el tendón, mientras que en la tendinosis encontramos un engrosamiento del tendón, al sustituirse por un tejido de mala calidad desordernado.

Esto suele ocurrir por una irritación repetitiva y mantenida en el tendón, que a lo largo de los meses va a cambiar sus propiedades normales. La irritación normalmente se produce por dos causas, que se puede dar a la vez: anormalidades anatómicas en el pie/tobillo y el sobreuso o realización de actividades deportivas que implican en el tendón de manera habitual. El paciente suele ser un deportista, con tendencia a padecer esguinces de tobillo y con pie cavo, especialmente con una musculatura de la pantorrilla corta y potente.

Causas de la Tendinitis de los Peroneos

Como ya hemos ido comentando, las causas se pueden clasificar en dos tipos: relacionadas con el deporte por un entrenamiento incorrecto, y por motivos anatómicos del paciente. Las deportivas incluyen:

  • Por el deporte en sí: Las lesiones de los peroneos suceden con más frecuencia en deportes que implican correr, saltar e inicios y paradas repentinos. Por tanto, es normal verlas en fútbol o baloncesto.
  • Inyecciones de corticoides: En personas que se han infiltrado esteroides en el tendón en el pasado, tienen un mayor riesgo de sufrir una tendinosis de los peroneos.
  • Demasiada carrera sin musculación. Correr muchos kilómetros sin acompañarlo de sesiones de musculación va a hacer que los peroneos soporten fuerzas de amortiguación para las que no están preparados.
  • Aumentos rápidos en el intensidad, pueden desencadenar esta lesión o paciente con factores anatómicos de riesgo.

Entre los factores anatómicos o mecánicos los más habitual es en personas con el pie cavo, especialmente asociada a retropié varo, siendo típica esta patología en pacientes supinadores con gemelos cortos. Si además utilizamos zapatillas blandas para el entrenamiento que realizamos aún cargaremos mas los peroneos. En el caso de antecedente de esguince de tobillo mal tratados, la solicitación en estos tendones se multiplica.

Diagnóstico de la tendinitis de los peroneos

En una exploración física para comprobar el rango de movilidad, la estabilidad de los ligamentos y tendones, se evalúa la fuerza del tobillo y los puntos de dolor a la palpación. El diagnóstico se centra en la exploración física y por imagen, bien sea una ecografía o una resonancia magnética.

Tratamiento para la Tendinosis de los Peroneos

El tratamiento dependerá del estado de los tendones, así como por las causas que hayan originado la tendinopatía. La mayoría de los casos de tendinosis peroneal se curan sin necesidad de cirugía, tan solo con una combinación de cambios de hábitos o modificaciones en la pisada junto a un tratamiento específico para el tendón.

Primero modificaremos la actividad, cambiando el salto y la carrera por ejercicios de musculación y propiocepción. En algunos casos, es probable que temporalmente se tenga que usar una férula de estabilización varo/valgo, que sustituyen la función del tendón, permitiendo la flexo-extensión.

Esta fase se puede extender entre 4 y 12 semanas, dependiendo del estado de los tendones e irá acompañada de cambios en el tipo de zapatilla o plantillas. Tras este tiempo se realizará una vuelta progresiva a la actividad deportiva, haciendo sesiones de entrenamiento cruzadas, combinando musculación/propiocepción con carrera/salto.

Actualmente, para tratar los cambios degenerativos en los tendones, los tratamiento biológicos son los más efectivos, y evitando el uso de anti-inflamatorios y corticoides, que solo van a generar un efecto transitorio con efecto dañino sobre el tendón.

Los tratamientos biológicos ayudan a los mecanismos naturales de cicatrización. Los más usados son la utilización de plasma rico en plaquetas (PRP) y el Orthokine, aunque en los tendones peroneos aún no existen estudios concluyentes a largo plazo debido al poco tiempo de uso que llevan estos tratamientos.

Por último, el tratamiento quirúrgico solo se utiliza para los pacientes, que tras usar los métodos anteriores, los resultados obtenidos no han supuesto una mejora en los síntomas.

Resumen
Tratamientos para la tendinitis de los peroneos
Título
Tratamientos para la tendinitis de los peroneos
Descripción
Descubre cuáles son los principales tratamientos para la tendinitis de los peroneos, unas de las lesiones de tobillo más dolorosas
Autor