Traumatólogo de Granada explicando infiltraciones de codo para epicondilitis

Clinica Martin Gomezcodo

infiltraciones de codo para epicondilitis

La infiltración es un tratamiento intermedio para cuando no funcionan los tratamientos más conservadores y se quiere evitar el tener que pasar por el quirófano. En este artículo, uno de los mejores traumatólogos en Granada explica cómo hacer infiltraciones de codo para tratar especialmente la epicondilitis o codo de tenista.

¿Qué es la epicondilitis o codo de tenista?

La epicondilitis no es más que una tendinitis en el codo. A menudo causa bastante dolor, y en algunos casos, limita a la hora de llevar una vida normal. La infiltración en el codo sigue siendo uno de los tratamientos más usados por los traumatólogos para curación de esta lesión.

La epicondilitis, también conocida como «codo de tenista» o tendinopatía de los epicondilianos, es una lesión en el tendón encargado de fijar los diferentes músculos del antebrazo al extremo del húmero, uno de los huesos del brazo. El punto de anclaje del tendón es una pequeña protuberancia localizada en la cara exterior del codo que recibe el nombre de epicóndilo. En esa zona de inserción es donde se produce el dolor, debido a la inflamación.

Se trata de una lesión que genera un dolor característico en el epicóndilo, que se incrementa al palpar en la zona y cuando se cierra la mano cuando el brazo está extendido.

¿Cuál es la causa de la tendinitis de codo?

Es una lesión que suele aparecer cuando se realiza un ejercicio excesivo del antebrazo. Normalmente, el dolor aparece tras practicar, de manera más intensa de lo habitual, una actividad física, donde el codo hace un gran desgaste, como en el tenis, padel, voleibol, baloncesto, balonmano, waterpolo,… También puede aparecer con otras actividades más lúdicas como con bricolaje o jardinería, o con actividades laborales diarias que requieran movimientos repetidos, cargas pesadas con los brazos,… La última causa es un golpe sobre la articulación que afecte al tendón.

Por regla general, la epicondilitis suele desaparecer por sí sola, aunque el plazo de recuperación puede llegar a ser bastante largo, lo que tarden el hueso y el tendón afectados en recuperar su forma.

¿Qué tratamientos hay para la tendinitis de codo?

En primer lugar es necesario todos los movimientos que causan dolor y, en la medida de lo posible, las situaciones que generado la tendinitis: deportes que exigen movimientos bruscos del codo, esfuerzos intensos, repetitivos, etc. Este periodo de descanso se puede extender durante varias semanas.

En segundo lugar, se puede recomendar el uso de analgésicos y antiinflamatorios por vía oral, aunque suelen ofrecer una eficacia relativa.

También se utilizan otras técnicas consistentes en la aplicación de ondas de choque, que producen masajes profundos y dirigidos específicamente a la inserción dolorida.

Cuándo se usan las infiltraciones de codo

Cuando los tratamientos anteriores no alivian al dolor, es cuando nos debemos plantear hacer infiltraciones en el codo con corticoides para tratar la epicondilitis. La propia infiltración puede causar dolor durante las primeras 48 horas. Se trata de una reacción normal. Tomar un analgésico o aplicar una bolsa con hielo, nos va a ayudar a mitigar el dolor.

Tenemos que realizar un aviso, las infiltraciones de codo calman el dolor pero no reparan el tendón dañado. Es obligatorio mantener reposo. El beneficio que presentan las infiltraciones se aprecian en dos o tres semanas. Para lograr la remisión es posible que se deban administrar entre 2 o 3 infiltraciones. No se recomienda más, ya que los corticoides pueden causar daño sobre el tendón si se usa en exceso.

Una vez se ha aliviado el dolor, tendremos que tratar las causas que ha provocado la lesión porque sino corremos el riesgo de volver a padecerla y pasar por otro proceso de recuperación. Es posible que sea necesaria una reeducación sobre gestos o movimientos.

Cuándo hay que pasar por quirófano por una epicondilitis

En algunos casos puntuales, si todos los tratamientos habituales no funcionan correctamente, las infiltraciones de codo y el grado de incapacidad es importante, puede ser necesario realizar una intervención quirúrgica. Hay diferentes técnicas con anestesia general que ofrecen buenos resultados.

La tendinitis en el  codo es una lesión muy común. Para que desaparezca, es necesario no ejercitar excesivamente la articulación lesionada durante un plazo de tiempo bastante largo para permitir la consolidación del anclaje del tendón al hueso.

Otra articulación donde esta técnica da muy buenos resultados es la rodilla, como os explicamos en nuestro artículo de infiltraciones de rodilla.

Resumen
Traumatólogo de Granada explicando infiltraciones de codo para epicondilitis
Título
Traumatólogo de Granada explicando infiltraciones de codo para epicondilitis
Descripción
Uno de los mejores traumatólogos de Granada explica cómo se hacen las infiltraciones de codo y sus buenos resultados en la epicondilitis.
Autor
Editor
Braun Marketing & Consulting