Cómo saber si tienes el ligamento cruzado roto

Clinica Martin GomezRodilla

Cómo saber si tienes el ligamento cruzado roto

La rotura del ligamento cruzado anterior es una de las lesiones más temidas por los deportistas, porque suele obligar a pasar por el quirófano y estar durante muchos meses de baja deportiva. Se trata de una lesión muy importante para la rodilla y que, hasta hace poco tiempo, tenía un muy mal pronóstico. Esto ha ido mejorando en las últimas décadas en las mejoras técnicas mínimamente invasivas como la reconstrucción artroscópica. Pero cómo saber si tienes el ligamento cruzado roto. Os explicamos cómo descubrirlo.

Cómo saber si tienes el ligamento cruzado roto

La lesión del ligamento cruzado anterior puede ir desde un esguince hasta el desgarro del ligamento. Esto es importante porque es uno de los principales ligamentos de la rodilla. La rotura del ligamento cruzado anterior comúnmente se producen al hacer deporte por paradas repentinas o cambios de dirección, saltar y caer con los pies. Son más frecuentes en algunos deportes  como fútbol, balonmano, fútbol americano o esquí.

En muchas ocasiones, los pacientes escuchan como un chasquido en la rodilla cuando ocurre una lesión del ligamento cruzado anterior. También se suele inflamar la rodilla, tener una sensación de inestabilidad y dolor cuando se está de pie por el peso.

Según la gravedad de la lesión del ligamento cruzado anterior, el tratamiento puede constar de descanso y ejercicios de rehabilitación para ayudarte a recuperar la fuerza y la estabilidad, o bien, podría constar de una cirugía de reemplazo del ligamento desgarrado seguida de rehabilitación. Un programa de entrenamiento adecuado puede ayudar a reducir el riesgo de sufrir una lesión del ligamento cruzado anterior.

Síntomas

Los signos y síntomas de una lesión del ligamento cruzado anterior suelen ser:

  • Un chasquido fuerte en la rodilla
  • Dolor intenso e incapacidad para continuar una actividad
  • Inflamación rápida
  • Pérdida de la amplitud de movimiento
  • Sensación de inestabilidad

Diagnóstico

Para determinar si el deportista sufre una rotura de ligamento cruzado, el especialista en medicina deportiva suele realizar varias pruebas:

  • Prueba del cajón anterior. Es la más común. Con la rodilla flexionada a 30 grados, el médico se arrodilla junto a la parte externa de la pierna afectada, con una mano estabilizando el muslo y con la otra realizando una tracción suave sobre la región proximal de la tibia. Existe desgarro del LCA, si i la tibia se desplaza hacia delante.
  • Estudio radiológico en dos planos. Permite descartar la existencia de arrancamientos óseos o fracturas de las inserciones de los ligamentos
  • Resonancia magnética. Es la más indicada para una correcta valoración de la lesión, pues es la única forma de ver el estado del ligamento cuando se produce un hematoma interno.

El dolor que sufre el deportista y la posible asociación de esta lesión con otras lesiones meniscales –entre los futbolistas suele ser frecuente la lesión del ligamento lateral interno y el menisco interno-, hacen que el diagnóstico inicial de una lesión de ligamento cruzado sea, por lo general, difícil.

Cómo tratar una rotura del ligamento cruzado

Una vez diagnosticado, el especialista en medicina deportiva decidirá cuál es el protocolo de actuación a llevar a cabo. Si la lesión es grave, pues se observan signos radiológicos de fractura o existe laxitud articular, se recomienda la intervención quirúrgica, sobre todo en el caso de deportistas de élite como son los jugadores de fútbol.

Tratamiento conservador

Los especialistas recomiendan, como tratamiento inicial, evitar la hinchazón de la zona, con:

  • Reposo absoluto.
  • Aplicaciones de hielo durante los tres primeros días, entre 10 y 15 minutos cada dos horas.
  • Un vendaje para comprimir la rodilla.
  • Mantener la pierna elevada por encima del corazón, siempre que sea posible.
  • Utilizar apoyos al andar, como una muleta o un bastón, durante la primera semana.

Si el tiempo de espera para la intervención se alarga más de una semana, el deportista debe realizar los trabajos de rehabilitación de la zona. Trabajos consistentes en ejercicios de contracción del cuadriceps para evitar la atrofia de la articulación y reforzar la musculatura de la rodilla.

También puede empezar a practicar, con moderación y si la rodilla se lo permite, natación o bicicleta y emplear la electroestimulación. Como refuerzo, puede utilizar una rodillera articulada estabilizadora o de protección, aunque su uso no garantiza que no pueda volver a sufrir la lesión.

Tratamiento quirúrgico

Todos los especialistas coinciden en que la artroscopia –que se realiza con instrumentos endoscópicos- es la mejor opción para tratar esta lesión, pues no se abre la articulación y produce menos dolor, rigidez e hinchazón. Además disminuye el riesgo de sufrir complicaciones y el tiempo de hospitalización.

En el caso de la rotura del ligamento cruzado, las técnicas utilizadas más comunes son:

  • Autoinjertos. Hay dos opciones:

– Plastias “hueso – tendón – hueso” obtenidas del tendón rotuliano.
– Plastias a partir de los tendones situados en la parte posterior de la rodilla.

  • Aloinjertos: Se realiza con los tendones obtenidos a partir de un cadáver. Es un opción cada vez más en auge, pues se evitan al paciente los efectos secundarios de la extracción de las fibras de un tendón (sangrado, inflamación, alteración de la estructura afectada, etc.).

Tras la intervención quirúrgica, los plazos de recuperación para volver a pisar un campo de juego van de los cuatro a los seis meses. Todo va a depender de las lesiones asociadas que pueda haber, como la rotura de algún otro ligamento o los meniscos.

Cuándo consultar al médico

Busca atención inmediata si alguna lesión en la rodilla produce los signos o síntomas de una lesión del ligamento cruzado anterior. La articulación de la rodilla es una estructura compleja de huesos, ligamentos, tendones y otros tejidos que funcionan en conjunto. Es importante obtener un diagnóstico rápido y preciso para determinar la gravedad de la lesión y recibir el tratamiento adecuado.

Resumen
Cómo saber si tienes el ligamento cruzado roto
Título
Cómo saber si tienes el ligamento cruzado roto
Descripción
Hay muchas personas que sufren un dolor en la rodilla y se preguntan, cómo saber si tienes el ligamento cruzado roto. Os damos algún consejo
Autor