Fractura de Fémur

Clinica Martin GomezLesiones óseas

Fractura de Fémur

¿Qué hago si mi hijo sufre una fractura de fémur? El fémur también llamado hueso del muslo, es el hueso más largo y fuerte de cuerpo. Va desde la cadera hasta la rodilla. Una rotura del hueso del muslo no es fácil pero puede ocurrir con alguna caída, accidente de automóvil o mediante una lesión durante la practica de un deporte.

Generalmente, con un fémur fracturado hay que pasar por quirófano. Todo depende del tipo de lesión y fractura ósea pero lo más habitual es que se haga una operación quirúrgica. Pero no te preocupes, los resultados son excelentes. Por lo general, al día siguiente el paciente ya podrá sentarse. Con este artículo, Clínica Martín Gómez te informa de todo lo que necesitas saber para conocer las causas, tratamiento y recuperación de un fémur fracturado.

Causas de la fractura

Normalmente, una fractura femoral suele estar causada por un traumatismo directo en el hueso. Puede deberse a:

  • Caídas
  • Golpes
  • Choques
  • Torceduras graves

Factores de riesgo de una fractura de fémur

Los factores de riesgo son los que aumenta las probabilidades de que ocurra una fractura, por lo que si presentas alguno de ellos, te recomendamos visites a tu médico y pueda aconsejarte para prevenir cualquier posible fractura en el futuro. Los factores de riesgo son:

  • Edad avanzada
  • Osteoporosis posmenopáusica
  • Reducción de la masa muscular
  • Ciertas enfermedades que debilitan los huesos, como osteoporosis o cáncer
  • Practica de deportes de contacto, como fútbol americano

Tipos de fractura de fémur

A continuación nombraremos algunos de los tipos de fracturas en los que un hueso puede romperse;

  • Una fractura puede estar desplazada cuando los extremos lesionados no se encuentran alineados o pueden estar no desplazados, indicando que los extremos rotos están alineados.
  • La fractura puede ser abierta o cerrada. Nos referimos a cuando el hueso desgarra la piel y es visible en el exterior, o por el contrario la fractura es cerrada, y el hueso no atraviesa la piel.
  • La fractura también puede ser conminuta, el hueso está fracturado en más de dos fragmentos.

Principales síntomas de la fractura

  • Dolor en el muslo
  • Hinchazón en el muslo
  • Alteración del color de la piel (moretones)
  • Incapacidad de caminar
  • Muslo torcido

Diagnóstico de una rotura de fémur

El diagnóstico se confirma cuando el médico examina a la persona lesionada. Una radiografía mostrará la imagen del hueso para ver los detalles de la fractura. Debido a que la fractura requiere mucha fuerza, es posible que hagan radiografías adicionales en los huesos cercanos, o en los huesos de otras partes del cuerpo, para determinar si hay otras fracturas.

Tratamiento de una fractura de fémur

Hasta hace poco, el tratamiento requería someter la pierna a tracción, con la ayuda de cables, poleas y pesos, para que estuviera en la posición adecuada hasta la cicatrización, lo que podía prolongarse durante meses. Las consecuencias de ese largo período, era encontrar el estado general de los pacientes deteriorado, ya que, en muchos casos, la fractura se complicaba con la aparición de escaras, problemas respiratorios, flebitis…

Actualmente, todo esto ha cambiado. Por lo general, al día siguiente de la operación el enfermo ya puede sentarse.

La duración y la calidad de la recuperación depende tanto del estado anterior del enfermo como de su voluntad de volver a realizar una actividad normal.
Una persona que se valía por sí misma antes de la fractura no tendrá grandes problemas, en principio, para volver a caminar: lo irá haciendo progresivamente, del brazo del fisioterapeuta, en los días siguientes a la intervención.

La cicatrización completa de la lesión, suele completarse en un plazo de tres meses desde la operación, pero hay que saber que el estado de ánimo es un elemento esencial del tratamiento. Con el tratamiento lo que se persigue es mantener juntos los extremos fracturados para que puedan curarse. El mejor método de tratamiento dependerá de las características del lesionado, dependerá de su edad, la ubicación de la fractura, el tipo de fractura, y el nivel de gravedad de la misma. El especialista le mostrara las mejores opciones disponibles y le recomendará las más apropiadas a su caso. Generalmente, la fractura tarda de  4-12 meses en curarse completamente. El tratamiento puede requerir:

lesión de fémurYeso en espiga

Un yeso en espiga mantiene el fémur y la zona de la cadera inmóviles para asegurar la curación del hueso. El yeso en espiga cubrirá al paciente desde la cintura hasta el tobillo.

  • Este tipo de yeso se usa durante unas 8-12 semanas hasta que el hueso se cura.
  • Una vez quitado el yeso, es posible que el paciente pueda moverse mediante el uso de muletas durante 3-4 semanas mientras la pierna recupera su fuerza.
  • Este tipo de yeso se usa sobre todo en niños pequeños.

Cirugía para colocar dispositivo de fijación

Otra de las opciones es realizar una operación para colocar dispositivos de fijación que inmovilizan los huesos mientras se curan. La ventaja de la cirugía es poder volver a la actividad y reanudar la vida normal (con muletas o con una andadera) más pronto que con el yeso. Con la operación:

  • La fractura puede reducirse realineando los extremos fracturados del hueso en caso necesario.
  • Se coloca uno tipo de fijación, como pueden ser:

fisura de fémur

    • Fijación interna: Se colocan clavos largos y flexibles dentro del fémur para inmovilizar el hueso fracturado mientras se cura. Normalmente estos clavos se quitan una vez que la fractura se ha curado. En casos excepcionales, los clavos se dejan puestos.
    • Fijación externa: Se usa este tipo cuando la fijación interna no es una opción viable. Se insertan clavos metálicos en el hueso fracturado, a través de la piel. Estos clavos se conectan a una barra colocada en el exterior de la piel del muslo. Los clavos y la barra fijan el hueso en su sitio hasta que la fractura termina de curarse.
    • Placas y tornillos: Se coloca una pequeña placa metálica sobre la fractura y se mantiene en su sitio con tornillos. La placa y los tornillos se quitan una vez que se ha curado la fractura.

Tracción seguida de yeso en espiga

No es común pero en algunos casos puede ser necesario aplicar tracción antes de poner el yeso. Para aplicar tracción se utiliza un sistema de cuerdas, poleas y pesas conectadas a clavos metálicos que se colocan en el hueso de la pierna. Este sistema tira suavemente de los huesos de la pierna para ayudar a alinearlos correctamente.

Una vez realizado el métodos más adecuado a las necesidades del lesionado, se deberá tener en cuenta que:

  • Una vez curada la fractura, no se preocupe si no empieza a caminar de inmediato. Comenzará a caminar sobre la pierna lesionada cuando se sienta preparado.
  • Andar raro o cojo en los inicios tras el tratamiento es normal. Esto puede durar hasta un año, pero en la mayoría de los casos desaparece.
  • Una vez que el hueso se ha curado, su médico le recomendará seguir unas pautas de fisioterapia para ayudar a fortalecer la pierna.
  • Podría ser que la pierna no quede del todo recta inmediatamente después de que se cure la fractura. De todas formas, el hueso estará todavía pasando por un proceso llamado remodelamiento. Durante este proceso, y sobre todo en edades tempranas, el hueso reparado se reforma lentamente. La mayoría de los ángulos o curvas del hueso se enderezan durante esta etapa, en un proceso que dura de 1 a 3 años.
  • En algunos casos, el fémur fracturado puede crecer más rápidamente que el de la otra pierna, por lo que podría resultar la pierna lesionada ligeramente más larga que la otra. Si fuera el caso, su medico le informara de ello.
Resumen
Fractura de Fémur
Título
Fractura de Fémur
Descripción
Sin ser una de las lesión óseas más habituales, un fémur fracturado se puede dar con facilidad. Os contamos cómo se produce, los síntomas y su tratamiento
Autor
Editor
Braun Marketing & Consulting
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…