Rotura del tendón de Aquiles

Clinica Martin GomezLesiones tendinosas, Tobillo

rotura del tendon de aquiles

Una lesión frecuente en la práctica deportiva es la rotura del tendón de Aquiles. Se trata de una lesión grave, por el largo periodo de recuperación que necesita y por la limitación que se produce mientras que nos recuperamos. A continuación, vamos a ver los síntomas, los factores de riesgo y los posibles tratamientos.

¿Qué es el tendón de Aquiles?

El tendón de Aquiles sigue la extensión tendinosa de los tres músculos de la parte baja de la pierna, donde se encuentra: gemelo, sóleo y plantar. Es uno de los tendones más fuertes y gruesos del cuerpo con una medida de alrededor de 15 cm de largo. En los últimos años se ha incrementado el número de lesiones deportivas que afectan a este tendón situándose y afectando en mayor medida a mujeres. Las patologías más frecuentes del tendón de Aquiles son:

Esta lesión del tendón de Aquiles afecta a la parte trasera de la pantorrilla. Sobre todo ocurre en las personas que practican deportes. El tendón de Aquiles es un fuerte cordón fibroso pero si estiras excesivamente el tendón de Aquiles, puede romperse total o parcialmente.

Si el tendón de Aquiles se rompe, es posible que oigas un chasquido, seguido de un dolor agudo en la parte trasera del tobillo y la pantorrilla, que afectaran a tu capacidad de caminar correctamente. Para repararlo se realiza cirugía con frecuencia. Sin embargo, para la mayoría de las personas, el tratamiento convencional (no quirúrgico) también obtiene buenos resultados.

Síntomas de la rotura del tendón de Aquiles

La mayoría de las personas que sufren una rotura del tendón de Aquiles presentan los siguientes síntomas:

  • Sensación de haber recibido un golpe en la pantorrilla
  • Dolor e hinchazón en la zona del talón
  • Dificultad al intentar doblar el pie hacia adentro o caminar hacia adelante
  • Imposibilidad de apoyarse en puntas de pie sobre la pierna dañada
  • La escucha de un chasquido cuando ocurre la lesión

Causas de la fractura del tendón de Aquiles

lesiones del tendón de Aquiles

La causa más común de la fractura del tendón de Aquiles es la contracción brusca del tendón, por la realización de ejercicio de forma súbita o al llevar a cabo actividades de manera muy esporádica o sin calentamiento previo. Suele ser muy común en adultos mayores de 30 debido a la vulnerabilidad de vascularización del tendón.  El tendón suele romperse por encima de su inserción en el calcáneo, ya que esta es la zona de peor vascularización y por lo tanto el punto más ”frágil”. Suele romperse cuando se la exigencia del tendón va mas allá de sus límites de elasticidad. También puede ocurrir por una combinación descoordinada o anormal de movimientos de la rodilla y el tobillo

Hay varias causas que pueden influir en la aparición de la rotura del tendón de Aquiles:

  • Sobrecarga por aumento de ejercicio
  • Disminución de la fuerza muscular
  • Disminución de flexibilidad en los músculos
  • Pies cavos y pies planos
  • Envejecimiento
  • Uso de material deportivo inadecuado.
  • Traumatismos violentos en la parte posterior de la pierna cuando el tendón está en tensión, sobre todo en deportes de contacto.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de rotura del tendón de Aquiles son:

  • La edad de más frecuente de esta lesión es de 30 a 40 años.
  • Suele ocurrir más en hombres que en mujeres.
  • Las lesiones del tendón de Aquiles ocurren con más frecuencia en deportes que implican correr, saltar e inicios y paradas repentinos.
  • Inyecciones de esteroides.  Los médicos inyectan esteroides mediante infiltraciones de tobillo para reducir el dolor y la inflamación. Si embargo, estos medicamentos pueden debilitar los tendones cercanos, y se los ha asociado a las fracturas del tendón de Aquiles.
  • Determinados antibióticos.  Aumentan el riesgo de fractura del tendón de Aquiles.
  • El sobrepeso ejerce más presión en el tendón

Pautas para prevenir la rotura del tendón

  • Estira y fortalece los músculos de la pantorrilla. Estira la pantorrilla hasta que sientas un tirón evidente, pero no doloroso. Evita los rebotes mientras estiras.
  • Varía tus ejercicios. Alterna deportes de alto impacto, como correr, con deportes de bajo impacto, como caminar, nadar o andar en bicicleta.
  • Elige con cuidado las superficies para correr.
  • Aumenta gradualmente la intensidad del entrenamiento.

Diagnóstico de la lesión del tendón de Aquiles

Durante la exploración física, el médico te inspeccionará la parte inferior de la pierna para valorar la sensibilidad e hinchazón. El médico sentirá un espacio en el tendón si está completamente roto. El médico podría pedirte que te arrodilles en una silla o que te recuestes boca abajo con los pies colgando de la camilla de exploración. A continuación, podría apretar el músculo de la pantorrilla para ver si el pie se flexiona automáticamente. Si no es así, probablemente tengas roto el tendón de Aquiles. Si hubiera alguna duda del tipo de desgarro del tendón de Aquiles, el medico solicitará una ecografía o una exploración por resonancia magnética.

Tratamiento para rotura del tendón de Aquiles

El tratamiento para la fractura del tendón depende de diversos factores como; la edad, el nivel de actividad y la gravedad de la lesión. Los deportistas y personas más jóvenes suelen preferir la opción de cirugía para su recuperación. Mientras que las personas mayores eligen el tratamiento no quirúrgico.

Sin embargo, estudios recientes han demostrado que ambos tratamientos son igualmente efectivos.

Tratamiento no quirúrgico

El tratamiento sin cirugía supone:

  • Mantener el tendón en reposo
  • Colocar hielo en la zona
  • Tomar analgésicos
  • Mantener el tobillo en reposo durante las primeras semanas, con una bota para caminar con tacones de cuña o un yeso, o con el pie flexionado hacia abajo

Con este tratamiento no quirúrgico, evitaras el riesgo de infecciones que se relacionan con la cirugía. Es importante la recuperación en los tratamientos no quirúrgicos, a pesar de ser más lenta que en los tratamientos de cirugía.

Tratamiento quirúrgico

El procedimiento implica realizar una incisión en la parte inferior de la pierna y volver a unir el tendón roto por medio de puntadas. Se valorará el estado del tejido desgarrado, y se estudia la opción de reforzarlo con otros tendones. Las complicaciones pueden deberse a infecciones y lesión de los nervios. Cuanto menos invasiva sea el procedimiento utilizado más se reducirán las tasas de infección en comparación con las de los procedimientos abiertos.

Resumen
Rotura del tendón de Aquiles
Título
Rotura del tendón de Aquiles
Descripción
La rotura del tendón de Aquiles afecta a la parte trasera de la pantorrilla. Sobre todo ocurre en las personas que practican deportes.
Autor
Editor
Braun Marketing & Consulting
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…