Tratamiento de la luxación de tobillo

Clinica Martin GomezTobillo

luxación de tobillo

Dentro de las lesiones de tobillo es muy habitual la torcedura de tobillo. Sin embargo, en algunos casos el traumatismo es tan fuerte, que puede desplazar la articulación. Esto causa un dolor muy intenso e incluso romper el ligamentos. En este artículo os vamos a contar todo lo relacionado con la luxación de tobillo y cuáles son las diferencias con el esguince de tobillo.

Qué es la luxación de tobillo

La luxación de tobillo es una lesión poco frecuente, que como pasa con otras articulaciones, sucede cuando las 2 superficies articulares del tobillo se separan. Concretamente se produce cuando el astrágalo se desplaza y deja de estar en contacto con la superficie de la tibia-peroné. Esto provoca que se rompan los ligamentos, que son los que se encargan de mantener la articulación en su sitio, y esto es lo que hace que se salgan los huesos. Además se crea una deformidad visible en la articulación.  Esta lesión normalmente se produce por impactos de gran violencia como los que pueden haber en actividades deportivas o accidentes de tráfico.

Todas estas lesiones que se producen, hacen que la luxación cause más dolor que una fractura del tobillo. Es tal el dolor que algunos pacientes pueden llegar a perder la conciencia. Esto provoca que intentar reducir la luxación sobre la marcha cause más dolor y sea muy difícil, por lo que la mejor manera de recolocar el tobillo es llevando al paciente al quirófano y bajo anestesia.

Causas de las luxaciones en el tobillo

Son varios los motivos que pueden causar las luxaciones:

  • Luxaciones por impacto: se suelen producir por accidentes de tráfico o por lesiones deportivas que producen la separación de la articulación. Esta causa es la más frecuente de las luxaciones de tobillo.
  • Luxación por tracción muscular: se produce por movimientos bruscos, violentos, inadecuados o involuntarios.
  • Luxación de forma espontánea: se produce un debilitamiento articular y óseo, que terminan por provocar la luxación. Se suele dar en pacientes con enfermedades que debilitan los huesos y las articulaciones.
  • Luxación de causa congénita: Se suelen producir en la época fetal o por alteraciones de nacimiento de la elasticidad de la articulación.
  • Luxación reincidente o recidivante: cuando una luxación no es tratada correctamente y la curación ha sido mala, la rotura de los ligamentos puede persistir y la luxación reaparecerá ante cualquier golpe que suframos.

Cómo identificar una luxación

Hay una serie de síntomas muy claros que nos van a decir que estamos ante una luxación. Estas señales son:

  • Dolor intenso que se incrementa cuando tratamos de mover el tobillo
  • Deformidad, hinchazón o inflamación de la articulación
  • Incapacidad de movimiento
  • En algunos pacientes, sangre dentro de la cavidad articular

Como es lógico, si una persona presenta estos síntomas, se recomienda acudir rápidamente a un centro médico de urgencia, para recibir una atención adecuada.

Tipos de luxaciones de tobillo

Las luxaciones se pueden clasificar según diferentes factores. Veamos cómo diferenciarlas:

Luxación según la forma

En función de la forma de las luxaciones en el tobillo, se clasifica en:

  • Abierta. Si además de la luxación, se produce una herida en la piel.
  • Cerrada. Cuando no se rompe la piel.
  • Completa. Cuando hay una pérdida total del cartílago de la articulación y los componentes están totalmente separados.

Luxación según el tiempo

Dependiendo del tiempo de evolución, se divide en:

  • agudas: justo en el momento en que se produce.
  • recientes: cuando se han producido hace menos de 3 semanas.
  • antiguas: el resto de casos.

Tratamiento de la luxación

Las luxaciones en el tobillo se pueden tratar de diferentes maneras, en función de la gravedad de la lesión:

  • Reducir la luxación para colocar el hueso a su posición natural
  • Inmovilizar la articulación lesionada
  • Operar en los casos más graves
  • Recibir sesiones de fisioterapia para recuperar el movimiento articular

Cómo evitar esta lesión

Para evitar este tipo de lesiones, hay varias alternativas que podemos realizar a la hora de hacer deporte. Las más importantes son:

  • Hacer un buen calentamiento antes de empezar una actividad deportiva
  • Realizar ejercicio regularmente, para aumentar la flexibilidad de la articulación y resistencia de los ligamentos
  • Fortalecer el tono muscular del tobillo con ejercicios específicos
  • Proteger los tobillos, sobre todo si hacemos deportes de contacto
  • Utilizar calzado adecuado y antideslizante
  • Evitar hacer deporte sobre terrenos resbalosos para prevenir caídas

Tiempo de recuperación de la luxación de tobillo

El tiempo de recuperación va a variar dependiendo de los ligamentos que se dañen, las lesiones en el tobillo asociadas, el tiempo de inmovilización, y especialmente, la rehabilitación para recuperar el tono perdido durante la inmovilización.

En los casos que requieran de cirugía deportiva se estima que el periodo de baja rondará los 5 meses para volver a competir. Los casos leves donde no sea necesario operar, la recuperación rondará entre las 6 u 8 semanas, por lo que estamos hablando de una lesión relativamente grave.

Resumen
Tratamiento de la luxación de tobillo
Título
Tratamiento de la luxación de tobillo
Descripción
Os contamos por qué se produce la luxación de tobillo, cómo prevenirlo y cuáles son los tratamientos más efectivos para curar esta lesión
Autor