Prótesis infectada, ¿qué puedo hacer?

prótesis infectada
Clínica Martín Gómez - Traumatólogos
Clínica Martín Gómez - Traumatólogos

Clínica de traumatología en Granada

En el artículo de esta semana vamos a hablar de unos problemas que se suelen dar con poca frecuencia tras la operaciones como son las infecciones de las prótesis. Se trata de un contratiempo que como decimos es muy poco habitual. A continuación, vamos a ir viendo por qué sucede, cuáles son los síntomas de una prótesis infectada y qué tratamiento podemos seguir.

Por qué se infectan las prótesis

Las prótesis que se usan para reemplazar las articulaciones se infectan porque los microorganismos y las bacterias, como seres vivos que son, luchan por tener su espacio y reproducirse en él. Convivimos con las bacterias en nuestro día a día, ya que están en el medio ambiente, en nuestro cuerpo, en la piel del paciente y en los instrumentos del equipo quirúrgico y, por lo tanto, también en los quirófanos.

Existen bacterias ‘de todo tipo, alguna de ellas están preparadas para asentarse sobre superficies extrañas, como es la superficie de las prótesis, un material inerte que no está irrigado por nuestra sangre y al que llegan mal nuestras defensas. Por lo tanto, tampoco un tratamiento con antibióticos, aún intravenosos, es capaz de llegar con la concentración suficiente para eliminar la infección.

En la superficie de la prótesis las bacterias crean, en unas horas, una barrera que impide que pasen los antibióticos, incluso en dosis altísimas que serían tóxicas para el riñón, la médula ósea o el hígado, por lo que se establece la infección. Esta es la razón por la que las bacterias pueblan las prótesis con mayor facilidad que lo harían en otros espacios de nuestro cuerpo, generando una infección y este es el motivo por el que, casi siempre, hay que operar las prótesis infectadas y quitarlas, no basta con dar antibióticos.

¿Qué tipos de infección de prótesis existen y cuáles son sus síntomas?

Las infecciones de prótesis de cadera o de prótesis de rodilla se clasifican en función del momento en el que se ha producido la infección, respecto al momento de implantación de la prótesis.

  • Infección aguda de la prótesis: que dan la cara durante el primer mes tras la intervención. Son las más fáciles de detectar.
  • Infección subaguda en prótesis: aparece entre el primer mes y el primer año.
  • Infección tardía de prótesis: que se se produce o manifiesta tras un período relativamente largo después de haber realizado la cirugía de prótesis. Suele manifestarse tras algún proceso infeccioso posterior.

Diagnóstico de la prótesis infectada

El diagnóstico de una infección de prótesis es bastante complejo. No hay una única prueba diagnóstica que nos pueda decir si existe o no. Generalmente hay una serie de síntomas clínicos, que has de saber interpretar siguiendo unos algoritmos. Desde pruebas de laboratorio, pruebas de imagen, y sobre todo los cultivos, que han de realizarse en laboratorios especializados. A veces son necesarios análisis complejos de biología molecular o ADN de bacterias.

La interpretación de todas estas pruebas se realiza mediante la coordinación de Equipos Multidisciplinares hasta llegar al diagnóstico correcto. El diagnóstico de infección ideal es aquel en que tenemos identificado al microorganismo y sabemos a qué antibióticos responde, pero no siempre es posible y a veces tenemos el diagnóstico clínico pero no el diagnóstico etiológico.

¿En qué consisten los tratamientos de las prótesis infectadas?

El tipo de tratamiento de prótesis infectada que realicemos dependerá factores como:

  • Que microorganismo la causa: Agresividad de la bacteria y respuesta a antibióticos o antifúngicos.
  • El estado del paciente. El estado general (enfermedades, medicación…) y el estado local de los tejidos (cicatrices previas, zonas desvitalizadas…).
  • El tipo de infección: aguda, subaguda o tardía. El tiempo trascurrido desde la implantación de la prótesis hasta la manifestación de la infección suele relacionarse con el tipo de microorganismo también y por lo tanto condiciona el tratamiento.

Generalmente, el especialista se ve obligado a retirar la prótesis infectada porque tan solo la pauta de un ciclo de antibióticos no es suficiente. Por lo tanto, como hemos venido contando, primero se retira la prótesis y se limpian los tejidos adyacentes, se coloca una prótesis de cemento cargado con antibiótico o espaciador (este libera dosis altísimas de antibiótico en la articulación infectada, reduce la retracción de los tejidos y permite una mayor autonomía del paciente hasta la implantación de la prótesis definitiva); se pauta el ciclo de antibiótico y, cuando la infección está erradicada, se procede a la reconstrucción con la prótesis definitiva.

Resumen
Prótesis infectada, ¿qué puedo hacer?
Título
Prótesis infectada, ¿qué puedo hacer?
Descripción
En traumatología se usan las prótesis en cadera, hombro o rodilla para solucionar lesiones pero qué ocurre con una prótesis infectada
Autor
Editor
Clínica Martín Gómez Traumatólogos
Logo
¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo en redes!
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

También te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Abrir el chat