Dolor de cadera y pierna

Clinica Martin GomezCadera

Dolor de cadera y pierna

Es muy habitual que en nuestra consulta se presente algún paciente con dolor de cadera y pierna. Se trata de una lesiones que se presenta normalmente en personas mayores. Según distintos estudios, se estima que el 15 % de los mayores de 65 años sufre de dolor en la cadera.

El dolor de cadera suele presentarse más en mujeres que en hombres, debido a varias causas. Las articulaciones se pueden ir deteriorando por un mal uso, forzar las posturas, el sedentarismo o por determinadas actividades. En este artículo vamos ver el dolor de cadera y pierna, y cómo podemos solucionarlo.

Articulación de la cadera

Lo primero que vamos a ver es el funcionamiento de la cadera para saber cómo se pueden producir el desgaste y las principales lesiones de cadera.

Cómo funcionan las articulaciones

Las articulaciones es por donde se unen los huesos y que permiten el moviendo de las personas. Las articulaciones son, junto con músculos y ligamentos, los encargados de hacer todas las actividades físicas.

Características de la articulación de la cadera

La cadera es donde se unen el fémur y la pelvis. La cabeza del fémur se mete en el lateral de la pelvis en el acetábulo. Por la parte exterior se encuentra la cápsula articular, una especie de manguito fibroso que la rodea y protege. A su alrededor y manteniendo la inserción se encuentran ligamentos y músculos que rodean la articulación y permiten su movilidad.

Esta articulación es del tipo enartrosis y permite el movimiento en los tres ejes. Gracias a ella, puedes realizar movimientos diferentes, como el de flexión y extensión de la pierna, abducción y aducción (alejar y acercar la extremidad) y rotaciones en los tres ejes de movimiento.

Principales causas del dolor de cadera y pierna

El dolor en la cadera se puede causar por múltiples factores, y su correcto diagnóstico nos va a hacer seguir un tratamiento u otro.

En algunos casos el dolor se presenta en la zona lateral superior del muslo. Este dolor puede impedir que durmamos de lado y que aumente cuando se presione en la zona. Estos casos suele ser por una trocanteritis o un problema en la bursa de la articulación. Se produce cuando bolsa articular que protege la articulación se inflama, causando el dolor.

También los problemas musculares, como una distensión del músculo flexor de la cadera, de los músculos isquiotibiales o del síndrome del tracto isquiotibial pueden estar detrás del dolor en la cadera.

Otra causa de dolor puede ser problemas vasculares y de riego sanguíneo por una necrosis avascular del tejido óseo, que va causando la muerte de este tejido.

Cuando el dolor de cadera y pierna se presenta de manera repentina, puede que la causa sea una fractura de cadera. La articulación se rompe de repente por su parte más frágil y el paciente se suele caer al suelo. En muchos casos se relaciona al revés, «se cayó y se rompió la cadera», aunque en realidad se produce al revés.

Se presenta en personas mayores y que sufren problemas de osteoporosis. Este problema se presenta más en mujeres que a hombres y suele requerir de una cirugía para cambiar la articulación, colocando una prótesis. Esta intervención, a pesar de ser una operación muy frecuente en quirófano, tiene la consideración de una cirugía mayor por los riesgos que hay tanto durante como después, que normalmente se suma a la edad de los pacientes.

Por qué se rompe la cadera

La principal causa suele ser una articulación desgastada por el uso en posiciones inadecuadas. La cadera es sobre la que recae un papel más importante en el movimiento, por lo que se usa la mayor parte del tiempo. Es la que determina cómo caminamos, la rapidez o la que permite dar saltos.

Cuando los dos lados de la cadera (izquierda y derecha) están en distinta posición, altura, rotación o uno más adelantado que el otro, se produce que la funcionalidad es distinta y provocando problemas al caminar. Como consecuencia, la articulación se desgasta más por una zona que por otra. Unido a otros problemas, como una densidad ósea baja, aumenta la probabilidad de rotura.

Cualquier cambio en el patrón de movimiento provocará estrés, compresión y desgaste de las estructuras cercanas, con lo que aparecerán dolores y lesiones otras zonas como en la pierna. El desequilibrio de la cadera nos acompaña en nuestro día a día, así que es importante corregirlo lo antes posible para evitar lesiones más graves, desgastes o incluso fracturas.

Por qué se desgasta la cadera

La artrosis de cadera aparece cuando el cartílago que protege el hueso se va desgastando de manera progresiva. En las primeras etapas, el hueso queda al descubierto y se va produciendo tejido óseo para compensar la falta del cartílago. Eo va creando una deformidad en la articulación y un mal funcionamiento de la cadera. Es una lesión crónica y que está muy relacionada con la edad.

Cuando la articulación está tan desgastada que se puede romper o causa mucho dolor, se suele reemplazar por una prótesis de cadera. El problema es que si esa artrosis está provocado por un movimiento erróneo, y se sigue produciendo, seguramente el desgaste continúe y tengamos que volver a cambiar la prótesis. A eso hay que sumar la limitada duración que tiene una prótesis de cadera.

Cuáles son los síntomas del desgaste de la cadera

El principal síntoma es el dolor. Cuando el dolor se presenta en la zona inguinal, casi siempre es un indicador de que hay un problema con la articulación y posiblemente se deba a un desgaste.

Otros síntomas que puede sufrir el paciente es dificultad al moverse y rigidez por la mañana o después de estar un largo periodo sin moverse como por ejemplo estar sentado en una silla.

Tratamiento para el dolor de cadera y pierna

Si el dolor de cadera y pierna está producida por una mala posición de la pelvis, hay que hacer ejercicios específicos y ajustes que ayuden a restaurar el equilibrio y mejorar los síntomas.

Los ejercicios no sirven para recuperar el tejido óseo perdido pero sí servirá para aliviar el dolor en nuestras actividades diarias. Además mejorando el uso de la cadera, podremos evitar problemas en otras partes del cuerpo como hombros o rodillas, evitando que el dolor se extienda a la pierna.

En algunos casos estos ejercicios para corregir pueden ir acompañados de medicamentos. Normalmente será antiinflamatorios y analgésicos para aliviar el dolor.

Para todos los pacientes que no mejoren con estos tratamientos, se tendrá que recurrir a la cirugía para curar los problemas que estén causando el dolor. Como ya hemos mencionado lo más habitual es poner una prótesis, aunque en lesiones menores la intervención también puede ser de otro tipo.

Resumen
Dolor de cadera y pierna
Título
Dolor de cadera y pierna
Descripción
Conoce cuáles pueden ser las causas del dolor de cadera y pierna. Nuestros traumatólogos os cuentan las lesiones más frecuentes de esta patología
Autor