Lesiones traumatológicas más comunes

Clinica Martin GomezGeneral

lesiones traumatológicas

Dentro de las lesiones traumatológicas están incluidas todas las afecciones de nuestro sistema musculo-esquelético provocadas, entre otros factores, por un sobreesfuerzo o un traumatismo. Por lo tanto, puede ir desde una fractura de hueso o tendinitis hasta una simple contusión con daños superficiales. Además todo esto tendrá como consecuencia una merma de nuestra actividad física.

Lesiones traumatológicas más comunes

El aparato musculoesquelético está compuesto por huesosmúsculos y articulaciones. Sus funciones principales son: soporte del cuerpo, desplazamiento y protección de los órganos internos (caja torácica, cráneo, columna y pelvis). Por tanto, cuando hablamos de lesiones traumatológicas nos hacemos referencia a las lesiones de los huesos, articulaciones y músculos.

Lesiones musculares

Cuando un  músculo hace un trabajo excesivo o un movimiento brusco que sobrepasa su capacidad de resistencia se puede sufrir lo que comúnmente se conoce como tirón muscular. Esta lesión se caracteriza por un dolor agudo y va acompañada por una ligera hinchazón.

Según su intensidad puede dar lugar a una hemorragia interna, apareciendo un moratón. El tratamiento consiste en aplicar frío para producir la constricción de los vasos sanguíneos, en comprimir el músculo mediante un vendaje fuerte para impedir la inflamación y en descansar hasta su recuperación.

Además de esta lesión leve, también hay otras más graves como la rotura fibrilar, que se produce también por un uso excesivo o por un traumatismo.

Esguinces articulares

Es el resultado del movimiento brusco de una articulación que produce una distensión de los ligamentos que la integran. La causa más frecuente es una torcedura, como en el caso de esguince de tobillo, por doblar mal el pie al caer después de un salto o al dar un mal paso.

El principal síntoma del esguince es el dolor de la zona dañada, que suele ser inmediato, aunque otras veces puede tardar en aparecer horas después del ejercicio. Junto con el dolor aparece la inflamación, un edema y a veces también un hematoma. El tratamiento consiste en la aplicación de frío, un vendaje elástico compresivo y el reposo de la articulación.

Tendinitis

Es la inflamación de un tendón.  Las causas suelen ser sobreesfuerzo por movimientos repetitivos o ejercicio incorrecto. Además del dolor y la inflamación, la piel suele estar algo hinchada, roja y caliente, en especial si son tendones superficiales como el tendón del talón de Aquiles.

El tratamiento consiste en el reposo de la zona afectada, aplicación de hielo al principio de la aparición de los síntomas y de calor en días posteriores, antiinflamatorios no esteroideos (como el ibuprofeno), y fisioterapia de recuperación una vez que ha desaparecido el dolor.

Luxaciones

Es una de las lesiones más graves de las articulaciones, y es el resultado de que el hueso se sale de su sitio. Esta dislocación suele estar provocada por un golpe violento o un movimiento forzado. Hay articulaciones que por su menor estabilidad, son más propensas a las luxaciones, como las de dedos, codos y hombros.

El primer síntoma que aparece es un dolor intenso, que provoca una incapacidad casi total de realizar movimientos, y el segundo la deformidad, puesto que hay un hueso desplazado de su lugar. El tratamiento consiste en encajar de nuevo el hueso mediante maniobras especiales que sólo debe realizarlas un especialista médico. Es necesario que esto se lleve a cabo tan pronto sea posible, ya que con el paso de las horas los tendones y ligamentos suelen contraerse, y la maniobra es más dificultosa. A continuación, se procederá a la inmovilización de la parte afectada para que los ligamentos lesionados cicatricen.

Fracturas Óseas

Se trata de la rotura de un hueso. Con más frecuencia suele ser sólo una fisura, es decir, un resquebrajamiento parcial del hueso. Los síntomas son dolor intenso, y una sensación desagradable de angustia, palidez y sudor frío. Luego se produce una hinchazón.

El tratamiento debe ser cuanto antes y supervisado por un traumatólogo, porque el cuerpo empieza a soldar la rotura desde el primer momento, y si las dos partes no están bien colocadas se puede soldar mal. Lo primero que hay que hacer es inmovilizar la fractura. En algunos casos se necesitará cirugía para colocar clavos o placas que fijen con fuerza las zonas separadas. Se realizará también un tratamiento analgésico y antiinflamatorio, ya que las fracturas son muy dolorosa.

Lesiones traumatológicas por edades

Una vez que hemos visto las principales lesiones traumatológicas, vamos a analizar cómo afectan a las personas en función de su edad. Esto se debe a que algunas son más habituales durante la infancia y otras en personas mayores.

Niños

Son muy habituales la fracturas de las extremidades superiores por caídas casuales, principalmente en las muñecas. Por suerte a esta edad el tejido que recubre los huesos es muy potente. A diferencia de los huesos, por lo que son muy comunes las fracturas incompletas. Poco se puede hacer para prevenirlas, pero sí es importante realizar un diagnóstico precoz para recibir un tratamiento correcto y evitar así secuelas.

Jóvenes

Lesiones deportivas en los miembros inferiores, como esguinces de tobillo o tendinitis. Lo que predispone a estas lesiones es la falta de preparación física.  Por ejemplo, no realizar un calentamiento apropiado y estiramientos de las articulaciones y musculatura antes de la actividad deportiva. Los tratamientos serán principalmente conservadores y se enfocarán en el cambio de hábitos para evitar nuevas lesiones.

Otro tipo de lesión frecuente entre los jóvenes es la lumbalgia o lumbago. Esta dolencia afecta a más del 80% de la población en algún momento de su vida. La gran mayoría no requiere pruebas y se alivia sin necesidad de tratamiento. Si no mejora en un periodo de un mes o no se calma el dolor con los analgésicos habituales, es recomendable acudir al médico para descartar otras lesiones más graves.

Adultos

Entre los adultos empiezan a aparecer los primeros casos de artrosis. Se trata de una enfermedad degenerativa, que puede requerir tratamiento ortoprotésico. La artrosis afecta a las articulaciones y consiste en la pérdida del cartílago que recubre el hueso. La articulación que más suele sufrir esta lesión es la rodilla, por lo tanto es la que más nos llevará a consultar con el médico. El tratamiento conservador consiste en la pérdida de peso, retomar la actividad física y tomar antiinflamatorios en las temporadas de dolor. Si no se controlan los síntomas con medidas conservadoras, se puede optar por el tratamiento quirúrgico implantando una prótesis para calmar el dolor.

Ancianos

La principal lesión traumatológica es la osteoporosis, producida por la disminución de la actividad física y los cambios hormonales propios de la edad. Esta enfermedad no es dolorosa pero incrementa el riesgo de fracturas. A cierta edad suelen desembocar en las temidas fracturas de cadera, que casi en su totalidad requerirán tratamiento quirúrgico.

Resumen
Lesiones traumatológicas más comunes
Título
Lesiones traumatológicas más comunes
Descripción
Os traemos un listado de las lesiones traumatológicas más comunes tanto por el tipo como por la edad en las que se suele presentar
Autor